“Hay cuestiones que nos han dividido; tenemos que dejar las diferencias y aspirar a un 2023 con más prosperidad y trabajo”, afirmó el intendente durante el 73° aniversario de la tradicional celebración del partido. El evento inició con el recorrido a pie de la virgen, desde la Parroquia Inmaculada Concepción hasta la calle Lavalle, donde se realizó la Santa Misa presidida por Monseñor Oscar Ojea. Luego se llevó adelante la Procesión Náutica y culminó con un acto central.

Con una convocatoria multitudinaria, el Municipio celebró el 73° aniversario del Día de la Inmaculada Concepción. El intendente Julio Zamora, acompañado de la concejala Gisela Zamora, participó del desarrollo de los festejos y manifestó: “Debemos mirarnos a la cara y pensar que el futuro de Tigre será mucho mejor si estamos unidos”. El evento fue transmitido a través de la página oficial de Facebook del Municipio y su canal oficial de Youtube.

“Vivimos una noche hermosa en el marco del Día de la Virgen, nuestra patrona aquí en el distrito. Ver al pueblo reunido alrededor de esta ceremonia es maravilloso y para nosotros, como funcionarios públicos, es un honor acompañar a las autoridades religiosas. Hoy es un día para reflexionar y reencontrarnos. Hay cuestiones que nos han dividido en el último tiempo; tenemos que dejar las diferencias y aspirar a un 2023 con más prosperidad y trabajo para todos y todas”, expresó el jefe comunal y continuó: “Estamos dando un cierre con esta ceremonia que no solo es propia de los vecinos y vecinas de Tigre, sino que reúne a gente de todo el país que tienen como referencia esta fiesta, que es la más popular en cuanto a lo religioso en la Argentina”.

La celebración inició en horas de la tarde en la Parroquia Inmaculada Concepción, con la procesión a pie de la Virgen María desde Av. Liniers 1560 hasta la intersección de Lavalle y Madero, lugar donde se celebró la Santa Misa, a cargo del presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, Monseñor Oscar Ojea. La ceremonia contó, además, con la presencia del Obispo auxiliar de San Isidro, Monseñor Raúl Pizarro; el párroco de la Inmaculada Concepción, José Luis "Cote" Quijano y párrocos de distintas localidades del partido.

“Como cada año participamos de esta magnífica demostración de fe aquí en Tigre que cada vez es más convocante. Después de lo que fue la pandemia, la mayoría de las manifestaciones religiosas han aumentado muchísimo, como si hubiese una necesidad de recrear estos momentos. Hace 13 años que vengo a esta procesión y es algo maravilloso; es como una identidad, algo muy profundo”, expresó Monseñor Ojea.

La actividad prosiguió con la tradicional Procesión Náutica por el río Luján, encabezada por la embarcación que trasladó la figura de la virgen. El punto de partida y llegada fue el muelle de la Prefectura Naval Zona Delta, en un recorrido ya característico desde el Puerto de Frutos hasta el Museo de Arte Tigre (MAT). Una gran cantidad de lanchas y botes participaron de la emotiva caravana detrás de la embarcación principal. A su vez, desde la costa de Paseo Victorica, los fieles saludaron su paso agitando pañuelos blancos y amarillos. Todo el trayecto fue acompañado por un espectáculo folclórico a cargo de las agrupaciones: Huellas de Tradición, Alma Santiagueña y De lo Nuestro.

Al respecto, la concejala Gisela Zamora aseguró: “Acompañamos a la virgen en esta fiesta que ya es tradicional aquí en Tigre y que reúne a personas de todas partes del país para contemplar esta celebración única. Quiero resaltar la armonía y la paz que se sintió durante todo el encuentro gracias al dispositivo del Municipio de Tigre en materia de seguridad y salud. Fue una jornada de muchas reflexiones, donde recordamos los momentos buenos y no tan buenos que hemos transitado este año. Sabemos que hay mucha gente que no la está pasando bien y necesitamos conectarnos con la fe y la Patria para que toda la comunidad tenga las mismas oportunidades”.

El acto central -en Lavalle, entre Paseo Victorica y Carlos Pellegrini- comenzó con palabras de "Cote" Quijano, quien destacó que el Honorable Concejo Deliberante de Tigre sancionó una ordenanza que declaró de interés legislativo municipal los 250 años de la primera parroquia de Tigre. Continuó con un discurso del intendente Julio Zamora, lo que dio pie a la proyección de un mapping sobre el ex edificio de Chinatown, que exhibió un resumen de la historia y crecimiento de Tigre con imágenes de los primeros pobladores, el emblemático Tigre Hotel, el arribo de los inmigrantes y la conformación de los clubes de remo, la primera Procesión Náutica, la Parroquia Inmaculada Concepción, entre otras.

Por último, se llevó adelante un show de luces que cautivó a toda la multitud presente. Esta modalidad de celebración con elementos multimedia se adoptó en 2019, cuando el intendente Zamora firmó un decreto que estableció la suspensión de fuegos artificiales en actos oficiales y espectáculos públicos del Municipio. En sintonía con esa decisión, este 2022 el jefe comunal decretó la prohibición del uso y comercialización de pirotecnia en el distrito, con el objetivo proteger a personas con Trastornos del Espectro Autista (TEA), niños y adultos mayores, así como evitar daños a mascotas y fauna en general.

Con el fin de garantizar las condiciones de seguridad durante todo el evento, se realizó un operativo preventivo integrado por el Sistema de Emergencias Tigre (SET), Tránsito y Defensa Civil, todo coordinado por el Centro de Operaciones Tigre (COT).

En Tigre, desde 1854 cada 8 de diciembre se venera a la Virgen, y a partir de 1949 se integró la procesión náutica como parte de la celebración. En el 2007 los festejos tomaron mayor relevancia gracias al trabajo articulado del Municipio con la comunidad católica, quienes recuperaron los valores religiosos de la conmemoración con un perfil popular