El gobernador Felipe Solá en un acto en zona sur dijo que no le consta que en la campaña política se entreguen electrodomísticos a cambio de votos y señaló que su gobierno no lo ha hecho.Tras aclarar que la denuncia de clientelismo político no mencionan a su gobierno, observó que “muchas cosas de la que se hacen durante todo el año son fotografiadas ahora y se dice que son de campaña electoral”.
Explicó que “durante todo el año se entregan subsidios, por ejemplo, personales a gente que los pide porque está desesperada por un tema, mandamos un asistente social, lo analizamos y entregamos un subsidio”.
“Lo que hay que hacer es inspeccionar esos subsidios en lugar de cuestionarlos” Solá indicó que “es una injusticia” hablar de la práctica de clientelismo político de los candidatos bonaerenses y señaló que la asistencia en la provincia de Buenos Aires se hace a travís de “programas históricos, que siempre se han hecho” y que ahora son “fotografiados en momento de campaña electoral”.
“No creo que la gente sea tanta zonza, ni que existe tanta plata como para salir a comprar votos”, remarcó el mandatario provincial.
Desde Lomas de Zamora, donde acompañó al presidente Nístor Kirchner en recorridas por obras públicas, Solá dijo que si los votos se compraran “sería de una enorme torpeza” y aclaró que sí existen “programas anuales y permanentes que son fotografiados en momentos de la campaña”.
“Sería de una enorme torpeza pensar que la gente es tan zonza”, porque “en el cuarto oscuro todos valen uno ese día y la gente sabe lo que hace”, puntualizó.
El gobernador destacó que “cuando uno sale, recorre y camina” la provincia de Buenos Aires, “recibe una enorme cantidad de pedidos”.
“Yo traigo todos los días de vuelta a La Plata como cien cartas y en algunos casos piden cosas elementales”, comentó
Solá ejemplificó el pedido de una mujer que solicitaba una heladera para preservar la insulina que debía suministrar a su hijo y refirió que “a lo mejor le damos una heladera a esa mujer, pero no ahora, cada vez que salgo vuelvo con cartas”.
“Ahora se fijan, pero hace un año nadie se fijaba si yo lo hacía o no. Yo no he visto que hablaran de la provincia, pero me parece que es una injusticia”, puntualizó.
En otro orden de cosas, Solá remarcó que su gobierno no va a cambiar “ninguno de nuestros programas para Lomas de Zamora, cualquiera sea la posición política que podamos tener diferente o no con el intendente”.
“No hay discriminación con Lomas, el pueblo es uno solo piense lo que piense”, dijo.
Tambiín afirmó que su gestión “respalda todas las políticas para el Gran Buenos Aires y nuestra Provincia, conoce a la perfección la problemática que tienen ustedes”
“Quisiera poder solucionarlas todas en un día –continuó-, pero lo que puedo hacer es abrazarlos y decirles que en estos dos años y pico que me quedan voy a estar detrás de todos los reclamos”. Solá concluyó que “el 23 de octubre por la noche” se va a “alegrar enormemente, como ustedes, porque se habrá afianzado un cambio definitivo en la República Argentina”.

Fuente: infoban.com.ar