El Hospital del Bicentenario de Ituzaingó, cuyo sector acondicionado especialmente para la atención de pacientes con coronavirus será inaugurado hoy por el presidente Alberto Fernández, sumó 60 camas a las 30 ya existentes y cuenta con la posibilidad de ampliar a otras 120 en un lapso de uno a dos meses.

El hospital había comenzado a ser construido durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, pero las obras se paralizaron durante la gestión de Mauricio Macri y se postergó la apertura del establecimiento.

“Para dar una respuesta adecuada a la pandemia provocada por el Covid-19, el Hospital -que ahora cuenta con la gestión compartida entre Nación, Provincia, PAMI y el Municipio de Ituzaingó- suma 60 camas a las 30 ya existentes, con posibilidad de ampliar a 120 en los próximos 30 a 60 días”, indica un comunicado de la intendencia.

En ese sentido, se aclara que “una vez terminada la pandemia, el hospital retomará su camino original de ser un hospital general de agudos (con 160 camas) integrado al sistema de salud pública de la provincia de Buenos Aires, a través de la Región VII”.

Según se explica en el comunicado, el intendente Alberto Descalzo (FdT) “en el año 2010 realizó la compra de los terrenos ubicados en la intersección de Brandsen y Roca, con el objetivo de concretar el gran sueño de la comunidad: el del Hospital propio”.

“Ese sueño fue tomando forma a lo largo de la gestión de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, en la que se financió, a través de PAMI, la construcción del Hospital del Bicentenario de Ituzaingó”, se indicó.

El comunicado detalla que, “a fines del año 2015, la obra estaba avanzada en un 95%” pero que, “sin embargo, durante la gestión anterior se tomó la decisión política de paralizar las obras y postergar la apertura del hospital”.

“Durante esos años, el intendente Descalzo mantuvo reuniones con las autoridades de PAMI y con la misma gobernadora (María Eugenia Vidal), sin obtener una respuesta favorable a su pedido de avanzar con las obras y abrir las puertas del Hospital”, se informó.

Por eso, agrega que “a partir de ese reclamo constante, miles de vecinos y vecinas se convocaron para dar un abrazo simbólico al sueño de todos y de todas y el hospital se transformó en el motivo de unión y fortaleza de nuestra comunidad”.

“Finalmente -se expresa- en 2019, Descalzo y la comunidad, tras mucho esfuerzo, y producto de una lucha colectiva, lograron abrir las puertas de la guardia del Hospital” y se precisa que “se trataba de la primera fase del mismo, garantizando el servicio de salud primaria a todos los vecinos y las vecinas de Ituzaingó”.

Este municipio del oeste del conurbano bonaerense cuenta, además, con dos centros de aislamiento para pacientes con sintomatología leve de Covid-19: uno ubicado en el Club GEI, con 60 camas, y otro en la Villa Olímpica del Club Vélez Sarsfield, con 100 camas.