Cuatro policías bonaerenses quedaron hoy formalmente detenidos por el “homicidio calificado” de una mujer que ayer murió en un tiroteo durante un allanamiento en Merlo, ante la sospecha de que los efectivos “fusilaron” a la víctima, informaron fuentes de la investigación.
Así lo pidió el fiscal de Morón Roberto Tavolaro a la Justicia de Garantías de ese Departamento Judicial, que esta tarde hizo lugar a la solicitud y avaló que los efectivos sigan presos por el crimen de Marcela Serrano (28).
Los cuatro efectivos ya fueron desafectados del servicio y Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense ya les inició un sumario administrativo mientras se resuelve la situación procesal de cada uno de ellos.
Según las fuentes, los efectivos quedaron aprehendidos ayer a la tarde por pedido del fiscal Tavolaro, quien hasta esta noche no había terminado de indagarlos.
Si bien el funcionario judicial cree que los policías habían sido atacados a tiros cuando llegaron a la casa de Serrano por el concubino de ísta, identificado como Josí Luis Velázquez (30), tambiín sospecha que a la mujer la “fusilaron” durante el enfrentamiento.
Si bien voceros de la investigación dijeron a Tílam que, al parecer, los policías entraron a la vivienda por una puerta trasera, fuentes policiales indicaron que el allanamiento se realizó como se debía, por lo menos hasta ocurrida la muerte de la mujer.
En tanto, el fiscal Tavolaro espera para mañana que se realice la autopsia al cuerpo de Serrano en la Morgue Judicial de Lomas de Zamora para determinar cómo fue baleada y si se puede extraer del cuerpo algún proyectil que pueda ser sometido a un cotejo balístico.
En caso de que los forenses extraigan un plomo, íste será peritado para determinar si salió de las armas de los cuatro policías. Fuentes policiales y judiciales informaron que el hecho ocurrió ayer a la mañana en una casa ubicada en Arenales al 500, en Parque San Martín de Merlo, en la zona oeste del conurbano, donde residían Velázquez y Serrano.
Hasta esa vivienda llegó un grupo de policías de la Superintendencia de Investigaciones Complejas de la fuerza con la orden del juez de Garantías 3 de Mercedes, Eugenio Lisciotto, de allanar el lugar por una causa por robo calificado y privación ilegítima de la libertad.
Por ese hecho ocurrido el 20 de diciembre de 2006, en una casa de la localidad bonaerense de Marcos Paz, los pesquisas ya habían realizado durante la madrugada otros allanamientos en los que detuvieron a tres hombres y una mujer.
Estos cuatro sospechosos estaban acusados de haber asaltado esa casa de Marcos Paz donde amenazaron a una familia con armas de fuego y torturaron al dueño de la vivienda al que le exigieron una suma de dinero.
A partir de esas detenciones y el secuestro de joyas robadas a las víctimas y capuchas como las empleadas por los delincuentes, los pesquisas obtuvieron datos para allanar la casa de Velázquez, ante la sospecha de que íste tambiín formaba parte de la banda, dijeron los informantes.
En el marco del cumplimiento de la orden judicial, los policías irrumpieron en la casa del sospechoso pero fueron
recibidos a los tiros desde el interior del inmueble, por lo que uno de los efectivos resultó herido de un balazo en una pierna.
Ante esa situación, los otros efectivos repelieron la agresión y en el enfrentamiento murió Serrano. Si bien, en un primer momento se informó que Velázquez tambiín había resultado baleado durante el tiroteo, las fuentes
coincidieron hoy en que el único herido fue el policía que sufrió una fractura de peroní por el tiro recibido.

Fuente: infoban.com.ar