Una fiesta clandestina con más de 70 personas fue desbaratada por la Policía en el barrio privado Yacht de Nordelta, que había sido denunciada por un vecino de la zona.

Según detallaron, el dueño de la casa en donde se realizó el evento fue identificado como Víctor César Chiricom quien amenazó a los policías de la Superintendencia de Seguridad Región Norte I que concurrieron al lugar ante la denuncia.

El denunciado manifestó que quería hacerle una “causa penal” a los policías por haber ingresado a su propiedad. “¿Quién los autorizó a entrar?”, arremetió el hombre contra los agentes.

A pesar de la protesta del hombre, los policías le explicaron que nunca ingresaron a su casa, sino que el operativo se realizó en las calles del barrio privado.