Presos de varios penales bonaerenses realizaban esta tarde motines en reclamo de mejoras en las condiciones de detención, así como también que se autorice el regreso de las visitas familiares, que habían quedado suspendidas por la pandemia de coronavirus.

Los complejos penitenciarios afectados, los cuales eran al menos seis, por la protesta son San Martín, Melchor Romero, Junín, Florencio Varela y Campana.

La protesta se habría originado por la restricción de visitas a los penales de familiares en medio de la pandemia del coronavirus, aunque luego se agregaron otros reclamos recurrentes en las cárceles como la agilización de causas, además de mejores condiciones de detención.

Como parte del motín, en el caso de la Unidad Penal número 10 de Melchor Romero los detenidos se subieron a los techos de la unidad penitenciaria, provocaron incendios y hasta agredieron a un guardicárceles, incidentes que quedaron registrados en varios videos que se viralizaron en las últimas horas.

En la Unidad Penal de José León Suárez se habían producido varios choques entre presos y penitenciarios, mientras que se registraba tensión en las afueras entre policías y familiares de internos, que acudieron a la zona.

El descontento de los presos se tradujo en un audio que circulaba en redes sociales: “No puede ser que la gente no respete el aislamiento. Abrieron hasta los shoppings y nosotros no podemos tener contacto con nuestras familias”, dice un hombre que se identifica como interno en una del las cárceles.

Además, ante los levantamientos, se produjeron enfrentamientos entre los internos y los miembros del Servicio Penitenciario Bonaerense, aunque por el momento no se había confirmado si se produjeron heridos.

El SPB debió desplegar al Grupo Especial Antimotines y Requisa (GEAR) para intentar contener los motines.