El fiscal que investiga el crimen de Franco Campeggi, el nene de 12 años asesinado el mes pasado de un tiro en la nuca durante un asalto en un ciber de Moreno, solicitó la prisión preventiva para los dos detenidos
confesos del hecho por el delito de “homicidio doblemente calificado”.
El titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 de Moreno, Horacio Chiminelli, le pidió al juez de Garantías de la causa que mantenga detenidos a Gastón Fernando Avallay, de 31 años y presunto autor material del crimen, y a Carlos Godoy, de 23 y quien logró escapar de un hospital pero fue recapturado.
Chiminelli acusó a ambos sospechosos de uno de los delitos más graves del Código Penal, “homicidio doblemente calificado por criminis causa (es decir, matar para ocultar otro delito y lograr la impunidad) y por alevosía (por el estado de indefensión de la víctima).
De ser hallados culpables en un futuro juicio oral, Avallay y Godoy podrían ser condendos a prisión o reclusión perpetua.
Tanto Godoy como Avallay confesaron su participacón en el hecho en sus indagatorias, pero el último trató de defenderse diciendo que en realidad se le había escapado el tiro que mató a Campeggi mientras daba vuelta una caja registradora del ciber, una versión que se contradice con lo declarado por los testigos.
Fuentes judiciales indicaron a Tílam que en el pedido de prisión preventiva, el fiscal Chiminelli sostiene la hipótesis de que en realidad Avallay asesinó de un balazo en la nuca al chico de 12 años que jugaba en una computadora, molesto porque en el robo sólo había conseguido unos 30 pesos.
Franco Campeggi fue asesinado el 23 de septiembre pasado en un ciber de la calle Potosí al 2600 de Villa Trujuy, partido de Moreno, cuando dos asaltantes que se movilizaban en una moto robada irrumpieron en el local, uno de ellos armado, se apoderaron de la recaudación del día y al escapar efectuaron un disparo al chico.
Franco recibió un tiro que le ingresó por la nuca y le salió por la boca por lo que fue trasladado al Hospital de Moreno, donde horas despuís murió.
Por el hecho, en un primer momento se detuvo a un chico de 16 años, al que los vecinos le quemaron la casa como venganza, pero despuís se determinó que nada había tenido que ver con el caso y que la confusión estuvo en su notable parecido físico con Godoy.
Avallay estuvo prófugo 17 días hasta que el 10 de este mes fue detenido en la localidad de Mariano Acosta, partido de Merlo, por una comisión de policía y el propio fiscal Chiminelli, que se disfrazaron de cartoneros para localizarlo y apresarlo.
Godoy fue detenido por primera vez en la causa el 26 de septiembre, cuando fue a declarar como testigo en la causa y en la fiscalía fue reconocido por el dueño del ciber y por otro comerciante tambiín asaltado en el mismo raid, como uno de los autores del crimen.
Luego, tras una pelea que tuvo en la cárcel donde estaba detenido, fue trasladado al Hospital Luciano de la Vega de Moreno para su internación.
De allí se fugó la madrugada del 6 de este mes, pese a que como se vio en un video grabado con el celular del primer policía que lo custodiaba, estaba esposado de una mano y encadenado de una pierna a la cama del hospital.
Doce días más tarde, Godoy fue recapturado en la localidad bonaerense de Alejandro Korn donde se refugiaba en la casa de su novia.
Por la fuga de Godoy del hospital, el fiscal Chiminelli imputó por facilitación de fuga a los dos policías que estaban a cargo de su custodia.
Se trata de Sandro Abel Góngora, perteneciente a la comisaría de Villa Trujuy, y Luis Maldonado, de la Dirección Custodia y Traslado de Detenidos de Mercedes, quienes fueron desplazados de sus cargos por el Ministerio de Seguridad y la semana que viene serán indagados por el fiscal Chiminelli.

Fuente: infoban.com.ar