El movimiento cooperativo será en el 2006 el cuarto jugador del mercado de telefonía móvil que competirá con Movistar, CTI y Personal en todo el territorio nacional.Fuentes oficiales indicaron que en los primeros meses del 2006 estará lista la resolución que cederá a la empresa Comarcoop, formada por las federaciones de cooperativas telefónicas (Fecotel y Fecosur), las bandas del espectro radioelíctrico que necesitan para poder dar servicios de telefonía móvil.
Esas bandas son las mismas que reintegra al Estado la empresa Movistar en cumplimiento de la resolución 343 de la Secretaría de comunicaciones, cuya primera etapa vence mañana.
La devolución de esta porción del espectro radioelíctrico, fue la condición que impuso la Secretería de Defensa de la Competencia, para aprobar la adquisición de Movicom a manos de Telefónica Móviles, ya que la operadora fusionada superaba el máximo previsto por cada operador de telefonía móvil en el mercado local.
El cronograma del reintegro fue diseñado por la Comisión Nacional de Comunicaciones y volcado en la resolución 343 de la Secretaría de Comunicaciones, por la cual Movistar debe reintegrar al Estado 20 megahercios (10 en zona norte y 10 en zona sur) antes del 31 de diciembre.
Para el 30 de julio del 2006 se entregarán otros 10 megahercios pero en este caso corresponderán al apetecible mercado de Capital Federal y Gran Buenos Aires.
La nota de Movistar girada a la Secom el 29 de diciembre y firmada por el apoderado Gustavo Gache Pirán, aclara: “Toda vez que el 19 de diciembre de 2005 solicitamos vista del expediente, la que aún no ha sido concedida, esta devolución no implica cosentir la Resolución SC Número 343/05”.
En definitiva reintegran las bandas del espectro radioelíctrico que el Estado nacional ya comprometió entregar a Comarcoop, la empresa creada por las federaciones de cooperativas (Fecotel y Fecosur) para prestar servicios de telefonía móvil.
A diferencia de las bandas entregadas por licitación, Comarcoop recibiría esta porción del espectro radioelíctrico en reconocimiento a que las cooperativas telefónicas operan en zonas marginales, tienen una presencia efectiva de 40 años en el mercado y que quedaron en desventaja al no poder dar telefonía móvil.
Las bandas de la primera etapa que vence mañana cubren la mayor parte del interior del país, pero no alcanzan a toda la provincia de Buenos Aires, donde se encuentran las cooperativas con mayor cantidad de abonados.
El proyecto original de las cooperativas preveía invertir 120 millones de pesos en la primera etapa, para instalar las antenas, la infraestructura de red y la adquisición de terminales.
Las definiciones tícnicas y comerciales de Comarcoop, estaban atadas a tener las bandas del espectro radioelíctrico que el Estado entregará en el primer trimestre del 2006, según indicaron fuentes oficiales.
El movimiento cooperativo, además de recurrir a sus propios ahorros, tiene a su favor las distintas asignaciones de críditos blandos a tasa subsidiada que dispusieron la provincia de Buenos Aires -tasa del 7 por ciento con cinco años para la devolución-, y que serán emulados en los próximos meses por Córdoba, Santa Fí y Entre Rios, entre otras.
Así, con las bandas del espectro para dar el servicios de telefonía móvil y con los críditos blandos, las cooperativas saldrán al juego a competir con Movistar, CTI y Personal.
El esquema es exactamente inverso al que desarrollaron las grandes empresas.
En lugar de comenzar por la crema del negocio (los clientes corporativos y de altos recursos), las cooperativas, fieles a su estilo, prestarán el servicio primero a sus propios clientes de telefonía fija y crecerán en clientela “de abajo hacia arriba”, afirmó uno de los dirigentes cooperativistas.

Fuente: infoban.com.ar