Doce años de prisión fueron solicitados por la fiscalía para dos ingleses y dos serbios juzgados en los tribunales federales porteños por narcotráfico en la causa que se conoció como “Viñas Blancas” y en la que se investiga la venta de 171 kilos de cocaína oculta en botellas de vino.
Las penas fueron solicitadas por el fiscal Marcelo Colombo ante el Tribunal Oral Federal 4, en la última etapa del juicio oral contra los ingleses Nicholas Brewer, Philip Dragic y los serbios Dejan Trsic y Dragoslav Ilic, todos con prisión preventiva desde hace tres años.
Por otra parte, para el joyero Pedro Orentrajch y su hijo Andrís, el fiscal Colombo solicitó dos años y medio de prisión en suspenso.
Ambos están excarcelados pero acusados de haber permitido el “lavado” de parte del dinero producto de la droga a travís de una joyería de su propiedad.
Para la esposa del dueño de la joyería, Neria Laroque de Orentrajch, se pidió un año de prisión en suspenso.
Para otros procesados la fiscalía pidió la absolución, en el alegato final del juicio que se sigue en los tribunales federales de Retiro.
Entre mañana y el jueves será el turno de las defensas de los acusados, luego habrá palabras finales y finalmente el veredicto.
El 30 de abril de 2004 fueron secuestrados 171 kilos de cocaína y 10 mil botellas de vino con droga disuelta en su interior, valuados en unos 30 millones de dólares, en el marco del operativo “Viñas Blancas” en un depósito de la localidad bonaerense de Munro.
Durante el procedimiento, a cargo de personal de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, Narcotráfico Aduanero -que depende de la AFIP-, y SIDE fueron detenidas 10 personas, entre ellas “narcos” europeos que planeaban enviar la droga a España.
Los serbios fueron acusados de “organizar y financiar el almacenamiento de la droga”, en tanto que los ingleses están imputados por el “almacenamiento de estupefacientes agravado por haberse cometido en forma organizada”, ya que se determinó que eran los inquilinos del depósito de Munro.
Los ingleses eran además los responsables de la compañía exportadora que intervenía en los embarques de vino que tenían como destino Europa.
En tanto, los tres integrantes de la familia de joyeros argentinos fueron acusados de “lavado de dinero agravado por ser miembros de una asociación formada para la comisión reiterada de ese delito”.

Fuente: infoban.com.ar