El ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, salió nuevamente al cruce del precandidato a gobernador del Frente de Todos, Axel Kicillof, en la recta final de la campaña electoral con vistas a las PASO del próximo domingo 11 de agosto.

Lacunza consideró que Kicillof “deberían explicar los desajustes que dejaron y que pagaron los contribuyentes bonaerenses”, en referencia a la gestión del ex ministro de Economía de la Nación durante el gobierno kirchnerista.

En una serie de mensajes publicados en su cuenta personal de la red social Twitter, el funcionario procuró detallar los “esqueletos financieros escondidos en el placard” que heredó la gobernadora María Eugenia Vidal de parte de la gestión de su antecesor en el cargo, Daniel Scioli.

En este sentido, indicó: “Si hace cuatro años usted pesaba 71 kg y ahora pesa 83 kg, y la media de su especie es 114 kg, ¿debe preocuparse? En 2015 la deuda real ´publicada + escondida´ de la provincia de Buenos Aires era 7,1% del Producto (Interno Bruto), 8,3% en 2019, y la media de provincias que participan en el mercado de crídito es 11,4%”.

Tambiín dijo de Kicillof, que suele cuestionar en esta campaña electoral la toma de deuda por parte del gobierno de Vidal: “Poco afecto a la rigurosidad estadística, en 2015 el Gobierno saliente informaba USD 9.362 millones de deuda (5,9% del Producto, unos 59 kg), pero ´sacaba el pie de la balanza cuando la nutricionista no miraba´ para esconder unos 11 kg (USD 1.840 millones, 1,1% del Producto)”.

Y agregó: “´Esqueletos financieros 2015 escondidos en el placard´: USD 900 millones con el Banco Provincia (descubierto y caja previsional), USD 600 millones a proveedores (en enero de 2016 hubo que emitir un bono proveedores para pagar deudas de 12 meses anteriores), USD 100 millones a municipios”.

“A junio de 2019 la deuda bonaerense total es de USD 11.924 millones, unos USD 700 millones más que la deuda real de 2015 (USD 11.202 M) o USD 2.600 millones más que la subinformada oficialmente (USD 9.362 millones). ¿Es mucho? Es, por ejemplo, inferior a la de 2013”, dijo Lacunza.

“En igual lapso (2016-19), el gasto de capital de la provincia habrá sido USD 7.070 millones (USD 6.000 millones para obras), duplicando la inversión de los dos mandatos de Scioli (USD 3.500 millones cada mandato)”, indicó.

Lacunza señaló, además, que “la Provincia recuperó el superávit corriente en 2017-2019, por lo que cualquier aumento de deuda es para financiar obras que sin financiamiento no se harían” en el principal distrito del país.

“Parte de la confusión analítica de algunos fantasmas que agita la oposición es que confunde ´deuda bruta´ con ´neta´ (de pago de vencimientos), que obviamente es la importante, y que fue bajando desde 2016 a 2019”, añadió.

“Más cuando el crídito 2016-19 llegó a tasas más bajas (7,8% vs 10,7%) y plazos más largos (5,3 años vs 3,3) que el de 2011-15”, consignó el funcionario.

Finalmente, consideró que “otra confusión es mirar solo el peso de los intereses pagados sobre los pasivos, sin netearle los rendimientos financieros de los activos (que antes no existían, pero ahora sí). Sigue siendo 2,5% del presupuesto, ¡como en 2015!”.

“Como menos deuda es más ajuste, algún día aquellos que sobreactúan escandalizarse por la deuda y condenan presuntos ´ajustes´ sin percibir su contradicción, deberían explicar los desajustes que dejaron y que, invariablemente, pagan vecinos y contribuyentes”, completó Lacunza, en referencia a Kicillof.

Fuente: infoban.com.ar