El presidente Alberto Fernández anunció las restricciones que estarán vigentes a partir de mañana y remarcó que “frente al virus, tenemos que tomar medidas firmes”.

“Es mi responsabilidad tomar medidas contundentes para evitar que el descuido nos arrastre a un escenario de mayor gravedad”, sostuvo el mandatario en un mensaje grabado, en el que pidió a la población “redoblar los cuidados para lograr los objetivos que nos proponemos”.

En ese marco, adelantó que en las zonas de “alarma epidemiológica y sanitaria”, como el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) “las clases serán exclusivamente a distancia hasta el 21 de mayo próximo”, como parte de las medidas sanitarias para mitigar el alto nivel de casos de covid-19 que tiene en extrema tensión al sistema de salud.

También señaló: “Hay zonas del país que están en situación de alarma epidemiológica, donde el sistema de salud está muy tenso. Allí se restringirá circulación y actividades locales hasta 19 horas y el dictado de clases exclusivamente será a distancia”, anunció el mandatario desde Casa de Gobierno.

“El tiempo que ganamos con la prevención lo usamos para vacunar. Con la vacuna, el riesgo de fallecer se reduce drásticamente según todos los datos y se transita mejor la enfermedad”, enfatizó.

“Nuestra prioridad ha sido y es cuidar la salud y la vida. Con ese objetivo trabajamos también preservando la economía de las personas y de las familias”, reflexionó el Presidente.

“También otorgamos un reconocimiento al personal de salud que está abocado a la atención de la pandemia. Ellos y ellas tienen mi agradecimiento y el de todos los argentinos y argentinas”, destacó el mandatario.

Se invertirán, a la vez, más de 300.000 millones de pesos en medidas para dar respuesta a la situación social y económica. Se refirió al Programa de Recuperación Productiva a través del cual el Estado Nacional paga una parte de los salarios de los trabajadores en sectores más afectados por la pandemia; del programa Potenciar Trabajo para asistir a los trabajadores del mercado informal y a desocupados afectados por la pandemia y en el Programa “Producir” fortalecemos proyectos en los que participan mujeres y diversidades que hayan atravesado situaciones de violencia de género.

Además, el Estado seguirá apoyando a los sectores de la cultura y del turismo con diversos instrumentos, se extendió el pago de las Becas Progresar, se amplió la AUH y se decidió un nuevo bono para jubilados y jubiladas.

También se extendió hasta el 30 de junio la devolución del 15 por ciento las compras con tarjeta de débito en los sectores de menores ingresos, se amplió la cobertura e incrementó un 50% el valor de la Tarjeta Alimentar, y se reforzó las partidas para comedores escolares, comunitarios y compra centralizada de alimentos.

Finalmente, el Jefe de Estado expuso que es indispensable “bajar el nivel de contagio para disminuir la tensión del sistema sanitario” y pidió también “ser solidarios con cada uno de los trabajadores y trabajadoras de la salud para aliviarlos frente al enorme esfuerzo que hacen cada día”.

Medidas y diálogo

Entre el martes y miércoles de esta semana, el Presidente habló por videoconferencia con los mandatarios de las 24 jurisdicciones y sostuvo que la premisa “es bajar la cantidad de contagios”.

Además, propuso generar consenso para hacer cumplir las medidas dispuestas para evitar los contagios de coronavirus y les dijo a los mandatarios que, si están de acuerdo “en restringir la circulación”, tienen que “acompañar en el cumplimiento de las normas”.

“Debemos garantizar que la circulación y los contactos sociales sean lo menor posible”, indicó Fernández, quien insistió con que “hay que hacer ese esfuerzo”.

Ayer, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof coincidió en la necesidad de “bajar la curva de coronavirus” y “no sólo lograr que dejen de crecer” los contagios.

Las nuevas restricciones fueron examinadas ayer en la sede del Ejecutivo porteño, en el barrio de Parque Patricios, por distintos funcionarios de la gestión que encabeza Horacio Rodríguez Larreta.

El foco de las medidas está puesto en la actividad comercial, sobre todo la gastronómica, y en los controles a la movilidad, aunque también se evalúa la posibilidad de un esquema para la educación que combine la presencialidad con la virtualidad.