Cobrar la jubilación, retirar dinero o habilitar la tarjeta de díbito son algunos de los motivos por los cuales desde esta mañana decenas de personas forman largas filas en distintos cajeros automáticos de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano.

“Estoy esperando hace una hora y 45 minutos para cobrar la asignación de mis cuatro hijos. Pensí que iba a haber menos gente”, dijo a Tílam Belín, mientras esperaba su turno en un cajero del Banco Francís en el barrio porteño de Parque Chacabuco.

Mariano, en tanto, tardó más de dos horas en cobrar su jubilación en el mismo banco.

“Me jubilí el año pasado y vengo siempre a esta sucursal. Por suerte pude sacar el dinero normalmente”, aseguró.

En la sucursal del Banco Ciudad de la avenida Asamblea al 900 había más de 12 personas esperando su turno para retirar efectivo, lo que formaba una fila de más de media cuadra.

Es el caso de Carmen, quien se acercó para cobrarle la jubilación a su padre Josí, de 88 años, de quien señaló que “se está adaptando a las circunstancias de no poder cobrar por ventanilla”.

Similar es la situación de Rosa, que preocupada por la situación de su esposo que es trabajador autónomo y no está bancarizado, se acercó a la sucursal para retirar plata de la pensión de su padre.

Distintos son los recaudos que toman las personas en el momento de esperar su turno para ingresar al cajero automático.

La utilización de barbijos, guantes y lavarse las manos con alcohol en gel al retirarse, son algunas de las medidas más observadas para prevenir el contagio del virus Covid-19.

En la sucursal del Banco Nación de la avenida San Juan al 2000, en el barrio de San Cristobal, Ignacio le dijo a Tílam que se siente “más seguro” cobrando por ventanilla, pero no le molestaría que se adapten otros lugares como supermercados o estaciones de servicio para retirar efectivo.

“Vine a activar la tarjeta de díbito porque tengo que comprarles comida a mis hijos. Siempre cobrí por ventanilla, por eso nunca la activí”, indicó Mercedes, mientras hacía la fila en el Banco Provincia de Bernardo de Irigoyen al 900, en el barrio de Constitución.

Y agregó: “Mi mamá vive en provincia y no sabe cómo va a cobrar su jubilación, sumado a que tiene miedo de salir a la calle por todo lo que está pasando”.

Por último, Adriana manifestó que solo tuvo que esperar 15 minutos para ingresar al banco y le pidió a la gente que “tenga paciencia” en estos casos por “si hay que esperar más tiempo de lo normal para sacar plata”.

Fuente: infoban.com.ar