Cuatro geriátricos, que no cumplían con los requisitos necesarios para la salud y la seguridad de los pacientes, fueron clausurados preventivamente en las ultimas horas por el ministerio de Salud bonaerense, que pidió a la población que antes de internar a un anciano verifique las cuestiones legales, de funcionamiento y de atención.
Las clausuras se concretaron en las ciudades de San Martín, Pergamino, Berisso y Campana durante operativos de fiscalización que realiza personal de la subsecretaría de Control Sanitario para detectar geriátricos que no funcionan adecuadamente.

“En todos los casos los geriátricos no estaban habilitados y despuís de sus clausuras preventivas se dio intervención a la Justicia local”, dijo el ministro de Salud provincial Alejandro Collia, que precisó que los ancianos fueron reubicados con familiares o en otras instituciones.

La dirección de Fiscalización del ministerio de Salud cuenta con un registro de 2.996 geriátricos en la provincia de Buenos Aires, que intensificó junto con los municipios los controles “a partir del conocimiento de que existen numerosos lugares que no cuentan con las condiciones legales de funcionamiento”, dijo el ministro.

“Sabemos que es un tema complejo y delicado y por eso pedimos a la comunidad que preste atención a cada detalle cuando deciden ubicar a un familiar en un geriátrico. Algunas personas se ponen a cuidar mayores en sus casas sin los requisitos básicos y eso pone en jaque la salud de las personas”, advirtió Collia.

En este sentido, el funcionario recordó que lo principal a tener en cuenta en la elección de un geriátrico es cuente con la habilitación del Ministerio de Salud. “Es lo primero que debe pedirse al director tícnico mídico, que es un cargo obligatorio e indispensable en cada geriátrico”, explicó.

Además, los familiares deberán observar que estín a la vista y en condiciones los elementos de seguridad, como matafuegos; que todas las puertas se abran para afuera; que no haya pisos de madera, por la posibilidad de incendios, ni de porcelanato, por lo resbaladizos; que los colchones sean altos y que haya enfermeros profesionales.

Tambiín, es importante verificar las condiciones de limpieza, de la alimentación, que no exista ni un solo material ignífugo y que cuente con accesos, rampas y barreras.

Junto con los controles, que en los últimos seis meses llegaron a 600 geriátricos, el ministerio de Salud capacita a inspectores municipales, con el objetivo de trabajar en conjunto en cada distrito.

En 2011 fueron capacitados 85 inspectores de 25 municipios y en marzo de este año comenzarán nuevamente los cursos.

De las cuatro clausuras preventivas, la última se concretó esta mañana en San Martín en un geriátrico ubicado en Sáenz Peña al 288 que no contaba con habilitación y funcionaba en condiciones de hacinamiento, y tiene cinco días para hacer los descargos ante el ministerio de Salud y adecuar todas sus instalaciones.

En el caso de Pergamino se clausuró el geriátrico “Santa Rita”, ubicado en Pueyrredón 1094, donde vivían cinco ancianos, por denuncias sobre presuntos malos tratos. Las causas de la clausura fueron agresiones verbales, aparentes encierros, falta de higiene y habilitación, y se dio intervención a la Fioscalía 6 de Pergamino.

En el caso del geriátrico de Berisso, denominado “San Pantaleón” y ubicado en calle 8 Nº 3.527, fue clausurado por no contar con la habilitación del Ministerio de Salud y tras constatar, en una inspección, que los ancianos estaban en situación insegura, ya que tanto las instalaciones elíctricas como los medicamentos estaban a su alcance.

Tambiín, fue clausurado preventivamente un geriátrico en la localidad de Campana, que funcionaba sin habilitación en la calle Chacabuco Nº 425 de esa ciudad.

Fuente: infoban.com.ar