Mediante un proyecto de resolución ediles expresan su repudio a la acción realizada por el empresario Norberto Alvarez al demoler el “Mirador” de la Quinta Anchorena de La Lucila.Con la complicidad del ejecutivo municipal, y el oficialismo, el patrimonio histórico de Vicente López, acaba de sufrir otra irreparable pírdida.
Tras la demolición de la casona de la Quinta Anchorena, la destruccción de sus jardines, y ante la sospechosa inacción de los ediles en hacer valer la Ley de patrimonio Cultural, fue demolido el “Mirador” de la Quinta Anchorena.
Esta obra arquitectónica localizada en la parte baja de las barrancas de Vicente López (foto InfoBAN), había intentado ser preservada por varias instituciones y profesionales ligados al ámbito municipal, profesional y cultural.
Ya había estado en el tapete tras el escándalo por el cual fueron denunciados por presunción de cohecho varios concejales de Vicente López, tras intentar aprobar un proyecto a favor de un estudio de arquitectos (Litman & Asoc.) para construir edificios en el predio de la histórica quinta, por medio de un proyecto que la Concejal Irene Corradini había enviado a los empresarios para que “vean si les sirve” en un sospechoso caso de delivery legislativo, que terminó en escándalo. 
La demolición de la casona de la quinta Anchorena se realizó paralelamente al trámite de declaración de monumento histórico, en un fin de semana largo, a escondidas, y permitió que el empresario Norberto Alvarez recibiera permisos de construcción acordes con sus necesidades.
Ahora, el mismo empresario (que compró el predio tras el escándalo del caso Litman) mandó demoler el histórico mirador, con el consecuente perjuicio para el patrimonio histórico municipal.

Fuente: infoban.com.ar