(Imagen de archivo)

A través de una cautelar el juzgado del Trabajo Nº 70 ordenó que la intervención del gremio reincorpore en su puesto a una empleada despedida en medio de la pandemia. Además desempeñaba tareas sindicales

La intervención del Sindicato de Obreros y Empleados de la Minoridad y Educación (SOEME) deberá restituir “en el puesto, con las tareas, en el horario y con la remuneración que detentaba antes de su despido” a una empleada cesanteada aun cuando desarrollaba una destacada actividad sindical.

El fallo de la jueza Viridiana Diaz Eloy emplaza a que en 5 días el interventor designado por la Justicia del Trabajo al frente del SOEME, Julio Simon (h), debe acatar la medida. De no cumplir cada día de mora significará para la organización gremial 2.500 pesos diarios por cada día de mora.

Al hacer lugar a la medida cautelar, la jueza tuvo en cuenta “el perjuicio inminente e irreparable que podría sufrir la trabajadora ante la pérdida de su sustento económico en el contexto de emergencia actual”.

Según InfoGremiales la trabajadora en cuestión había sido despedida al inicio de la nueva intervención judicial en el gremio de minoridad. El argumento que había justificado la resolución es que habría impedido las labores del funcionario judicial. Algo que queda desestimado. Además, se puso de relieve su actividad sindical, por lo que se protegen especialmente sus derechos.

El Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (SOEME) cuenta con 24 mil afiliados en todo el país, principalmente nucleados en la Provincia de Buenos Aires.