130 bancas se renuevan en la Cámara Baja nacional, donde el kirchnerismo conseguiría el control y retener la hegemonía en Senadores.
Un tercio de las bancas de la Cámara Alta se pusieron en juego en estos comicios, y allí no habría sorpresas, ya que actualmente cuenta con quórum propio, situación que se extendería a la Cámara de Diputados: hoy son 18 los legisladores que restan en ese recinto para el control, y la renovación alcanza a la mitad, con 130 lugares en juego.
Con una performance muy alta en la provincia de Buenos Aires, y los datos de un triunfo de Cristina Kirchner sin necesidad de segunda vuelta, los pronósticos previos parecen encaminarse a una confirmación. La casi segura presidenta de los argentinos gestionaría con un importante apoyo legislativo a sus iniciativas y propuestas.
Cabe recordar que las lecciones del 2005 tuvieron para el Frente para la Victoria un muy buen desempeño, por lo que las bancas a renovar en Diputados son menos de la mitad de las “propias” del kirchnerismo, y se suma la peculiaridad de la multiplicidad de listas “colectoras” que suman para la candidata primera dama.
No sólo esa situación se refleja en los ámbitos municipales, sino que en este caso se extiende al resto de las provincias, por lo cual se asegura la llegada de “aliados” desde esas boletas.
Con un escenario similar en el Senado, y en el mejor de los casos, podría obtener más bancas de las que pone en juego.

Fuente: infoban.com.ar