El gobernador Felipe Solá participó en la asistencia a los cinco tripulantes de una avioneta que debio raelizar un acuatizaje de emergencia en el Río de la Plata, a la altura del canal Emilio Mitre.Solá, que calificó la situación como “una circunstancia muy especial, que me dejó muy impresionado” contó que cuando ascendía, junto al estudiante Pablo Saldías (uno de los alumnos heridos hace un año en la tragedia de Patagones, con quien se había reunido un rato antes),  y su hermana, Agustina, al helicóptero que los trasladaría de Capital Federal hasta La Plata, el comandante de la aeronave le informó un cambio de rumbo hacia Uruguay ante un pedido de socorro.
Solá comentó que el piloto sobrevoló bajo la zona y desde su helicóptero pudieron arrojarles salvavidas a las personas que estaban en el agua, en momentos en que llegaba el auxilio de la Prefectura.
“Cuando llegamos, junto con nosotros llegó un helicóptero de la Fuerza Aírea, y estaba la parte trasera del avión sobresaliendo del agua y agarrados de ella cuatro personas”, narró el gobernador.
Consultado sobre la reacción de los jóvenes refirió que los vio “calladitos” y “como el resultado fue feliz creo que estaban muy contentos de haber vivido una circunstancia así que terminaba bien”. 
“Se podría decir -no Agustina, pero sí Pablo que ha estado tan cerca de la muerte y al que yo vi cuando estaba con respirador en el Hospital de Viedma en una situación muy mala-, que vieron tambiín como se puede salvar una vida, no solamente la de íl. Me parece que le va a hacer bien”, reflexionó Solá.
El gobernador se había reunido este mediodía con dos de los chicos que habían sido heridos, hace un año, en el trágico suceso de la Escuela “Islas Malvinas” de Carmen de Patagones. Tras el encuentro, el gobernador había invitado a Pablo Saldías y a su hermana a la ciudad de La Plata en helicóptero para que hicieran la experiencia de volar esa nave.
La avioneta, un Piper PA-46, había partido poco antes de las 14 con cinco personas a bordo, entre ellas un menor. Su destino era el aeropuerto uruguayo de Laguna del Sauce, en Punta del Este.
Sin embargo, minutos despuís del despegue, el piloto avisó a Fuerza Aírea y Prefectura que iba a realizar un acuatizaje de emergencia en pleno río, debido a problemas en la aeronave.
El descenso se produjo en el canal Emilio Mitre, a la altura de San Fernando. Inmediatamente se dispuso el envío de un guardacostas, un bote semirígido y un helicóptero, los cuales lograron hallar a los tripulantes de la aeronave.
Los tripulantes fueron trasladados hacia el departamento de Sanidad de Prefectura donde fueron revisados.
En las dependencias sanitarias de la fuerza quedó alojado el piloto de la aeronave en observación y “luego de unas horas se retiró por sus propios medios”, informaron fuentes de Prefectura.
Los otros tripulantes, dos hombres, una mujer y el bebe, fueron derivados al Instituto Argentino del Diagnóstico, informaron las fuentes.
La mujer y el niño se encontraban esta tarde en “observación”, mientras los otros dos pasajeros esperaban el alta mídica para retirarse por sus propios medios del centro de salud privado.
“Se están haciendo los controles acá”, informó la oficina de prensa del Instituto del Diagnóstico.

Fuente: infoban.com.ar