El Registro Provincial de la Propiedad continúa paralizado a raíz de las medidas de fuerza de sus trabajadores, tras la designación de Pángaro se abre un posibilidad de solución, pero el atraso compromete a todo el sistema inmobiliario, afecta a la construcción, y compromete medidas judiciales.
El delegado de ATE, Miguel Antonioli, explicó “Seguimos en asamblea permanente con motivo de que hay un montón de puntos que no se han resuelto y otros que ni siquiera se han atendido, entonces estamos esperando que todo se solucione y mientras tanto debatimos alternativas que aporten a una solución”.
Reconoció que la nueva gestión del gobernador Daniel Scioli “ha dado muestras de buena intención”, pero remarcó que en el acta acuerdo firmada el 19 de este mes con el fin de destrabar el conflicto “hay cuestiones que restan resolver”.
Entre los reclamos de los empleados Antonioli detalló que el acuerdo tiene imprecisiones sobre “la guarda de datos, la digitalización de datos y hay garantías jurídicas que queremos preservar”.
En medio de un boom de la construcción que conlleva una explosión del mercado inmobiliario, los trabajadores reclaman modificaciones en la ley que creó la Agencia de Recaudación bonaerense (ARBA), a cargo del subsecretario de Ingresos Públicos, Santiago Montoya, con el fin de garantizar la autonomía del Registro, y una disputa por el menjo de fondos millonarios de las arcas públicas.
Por su parte, el subsecretario de Trabajo bonaerense, Gastón Cuarracino, consideró que el conflicto lo llevan adelante “trabajadores autoconvocados”.
“No hay gremios involucrados directamente. La conciliación obligatoria es un decisión que puede ser tomada en el transcurso de la semana, pero hay que ver si el conflicto puede ser calificado de colectivo”, aclaró.
Cuarracino sostuvo que el gobierno “no puede intimar a trabajadores autoconvocados”.
Los escribanos de la provincia están en alerta. El Escribano Pablo Villola, integrante de la Junta Directiva del Colegio de Escribanos explicó que “el 29 de noviembre cerró el registro y pese al cambio de autoridades -que vimos con mucha esperanza- nada cambió en el trabajo del registro”.
Pablo Villola explicó que “Esto ya supera el tinte de indole gremial” y calificó de “virulento” el paro sindical de los empleados y advitió que “no vemos ningún tipo de luz en el horizonte”.
El escribano Villola, consultado por Primera Sección indicó que “no solamente se hacen más de 40.000 operaciones, sino que no se pueden firmar boletos y ni siquiera se pueden hacer contratos de alquiler.” esto en virtud de la imposibilidad de verificar las garantías aportadas por los inquilinos.
“Todo está absolutamente frenado” reafirmó Villola “No se puede ni escribir una escritura. Tampoco inscribir cautelares, como embargos e inhibiciones de bienes. No se pueden inscribir testimonios ulteriores.”
Las operaciones de ventas y donaciones están paradas. Entre los profesionales perjudicados están los abogados ya que sus clientes no pueden “ni siquiera levantar embargos e inhibiciones.”
El Colegio de Escribanos y el de Abogados presentaron un amparo ante la justicia, ya que al igual que los martilleros, se encuentran imposibilitados de efectuar cualquier trámite.
La situación no es nueva, el paro total iniciado a fines de noviembre fue precedido de “trabajo a reglamento” y al “trabajo condicionado” iniciadas en el mes de agosto de este año que termina.
La provincia tambiín tiene un importante perjuicio a las arcas, ya que cada operación aporta un mínimo del 2 por mil en concepto de impuestos.
Las constructoras tambiín tiene un peligro de entrar en colapso financiero, ya que la imposibilidad de hacer las subdivisiones en propiedad horizontal, las obliga a tener que financiar el avance de obra con recursos propios, y las somete a un futuro incierto: “no se puede ni siquiera firmar boleto de compraventa, y nuestros clientes se van a comprar a Capital” explica un inversor consultado.
El panorama inmobiliario no es alentador para los martilleros, responsables de la mayoría de las operaciones de alquiler y compraventa en la provincia “El agrimensor puede hacer el trabajo del plano de subdivisión, pero hasta tanto el registro toma nota, el escribano no puede hacer el reglamento”
La confusión y la burocracia no ayudan “Se puede aprobar un plano de propiedad horizontal (En catastro) pero no se puede seguir con el trámite.” asegura el especialista.
Los que alquilan no pueden verificar las garantías de los inquilinos, y los inquilinos no pueden renovar sus contratos “todos los días vencen miles de contratos de locación en la provincia y nadie puede renovarlos sin que ello represente un riesgo” destaca el martillero que asegura que “esta situación no se puede prolongar mas, hay miles de empleados de inmobiliarias que ven peligrar sus fuentes de trabajo, no podemos vender, escriturar, y cuando alguien hace una reserva, termina desistiendo de la operación y nosotros tenemos que devolver la seña perdiendo los gastos e impuestos bancarios, a la vez de perder la operación.”

Fuente: infoban.com.ar