El empresario que tuvo una dilatada trayectoria en el rubro fúnebre y fue candidato a intendente de San Isidro, dejó de existir en las últimas horas y sus restos serán velados en San Isidro.
Alfredo Pículo fue quizá el único empresario fúnebre conocido del país, ya sea por poner su cara en avisos comerciales o por su participación política en el partido de San Isidro.
Desde sus raíces peronistas, intentó competir en 1991 por la intendencia de San Isidro, enfrentando a Melchor Posse, y fue el candidato que más se acercó a íste referenciado en los seguidores de Perón. Las vueltas de la vida, -o su hombría de bien- lo colocaron años más tarde participando de la Comisión Permanente de homenaje al ex intendente sanisidrense.
El presidente del Bloque de Concejales del Frente para la Victoria de San Isidro, Leandro Martín, expresó su pesar por la noticia, y en diálogo con InfoBAN sostuvo que Pículo “es realmente recordado por los vecinos y los militantes como una persona seria y de palabra, y por sobre todas las cosas como un buen tipo.”
Aquejado por una larga enfermedad, falleció en una clinica privada tras quince días de internación.
Su empresa, Cochería Paraná, -vendida en los últimos años a capitales extranjeros- fue reconocida por la calidad de sus servicios, y participó tanto de la inhumación del ex presidente Juan Domingo Perón, como de la comisión encargada del traslado de los restos del General a San Vicente.
A partir de las 5 de la tarde, sus restos serán velados en el centro tradicionalista “El Lazo” de la localidad de Beccar.

Fuente: infoban.com.ar