La presidenta Cristina Fernández de Kirchner visitará mañana las obras de urbanización de la villa La Cava, de San Isidro, que fue el asentamiento de emergencia emblemático del norte del conurbano bonaerense.
La presidenta recorrerá la villa La Cava, donde constatará los avances en las obras de urbanización, y luego encabezará un acto en la esquina de Rolón y Tomkinson, ubicada en uno de los extremos del barrio, donde se erige el Centro de Atención Primaria de Salud.
En principio se preví que el acto será en horas del mediodía y contará con la presencia del gobernador bonaerense Daniel Scioli y el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, tal como adelantara la pasada semana InfoBAN.
El jefe comunal, en diálogo con Tílam, destacó que “en dos años llegamos a no tener ninguna villa de emergencia”, en virtud de los proyectos habitacionales actualmente en ejecución.
Las obras se iniciaron como parte del “Subprograma de Urbanización de Villas y Asentamientos Precarios del Programa Federal de Construcción de Viviendas”, que está llevando adelante la Nación.
El Plan Federal de Viviendas provee de casas de material y con todos los servicios conectados a las familias que residen en La Cava, de acuerdo a las necesidades de cada una de ellas.
Actualmente se han ejecutado más del 40 por ciento de las obras previstas, y de mantener el actual ritmo de construcción, se finalizará en aproximadamente dos años, informaron fuentes oficiales.
El gobierno municipal inició los proyectos de urbanización en 1998, y comenzó con un censo poblacional, un censo catastral, y la individualización aero fotomítrica; pero las obras se demoraron por marchas y contramarchas durante el gobierno de Fernando De la Rúa.
Una de las características de la villa es el control que se logró ejercer sobre la cantidad de habitantes -llegó a tener 32 mil y hoy quedan 8.300 aproximadamente-, con lo que se pudo evitar la superpoblación, lo que favoreció la posibilidad de abrir calles y edificar según los estándares del Código de Ordenamiento Urbano.
La villa nació en los años 50 como un asentamiento de trabajadores industriales atraídos por el desarrollo de la localidad de Beccar.
Los obreros llegados desde distintas provincias se asentaron en los terrenos de Obras Sanitarias (la entonces compañía estatal de aguas) que se usaban para extraer tierra para otras construcciones, y en esa gran fosa se ubicaron las familias -de allí proviene el nombre del barrio-.
El asentamiento llegó a ocupar una superficie de más de 15.600 metros cuadrados.
El mapa interno de la villa contaba con las zonas denominadas “la Quinta del niño”, “la Isla”, “el Pozo”, y la “Cava Chica”, donde se ubicaba la única calle asfaltada.

Fuente: infoban.com.ar