La Justicia rechazó hoy un pedido del sacerdote Julio Cesar Grassi, condenado a 15 años de prisión por abuso sexual de menores, para apartar del caso al fiscal de Morón Alejandro Varela, quien había pedido su arresto.

Pero además, el abogado penalista Fernando Burlando deberá presentarse en los tribunales de Morón el próximo 5 de diciembre para esclarecer dónde se reunió con el sacerdote para hablar de la representación legal de la madre de Candela Rodríguez, la nena secuestrada y asesinada en Villa Tessei, indicaron fuentes judiciales.

Es que, según denunció uno de los abogados querellante en base a publicaciones periodísticas, Grassi se habría reunido con Burlando en la sede de la Fundación Felices Los Niños, lugar al que tiene prohibido entrar luego de que comenzara la investigación por abuso sexual.

De acuerdo a esa aseveración, el propio Burlando le dijo en una entrevista al diario La Nación: “el padre Grassi es el apoyo espiritual de la madre de Candela de toda la vida. El me llamó para que fuera a verlo a la Fundación. Yo fui. Me pidió esto y lo hice. Pero comuniquí bien que el caso estaba encaminado, ¿o no?”.

En base a ello, tanto el abogado Juan Pablo Gallego como el fiscal Varela pidieron el arresto de Grassi.
El sacerdote, pese a haber sido condenado en 2009 a 15 años de prisión por corrupción de uno de los menores de la fundación, permanece en libertad hasta que el fallo sea confirmado o revocado.

Enterado de que reclamaban su arresto, Grassi afirmó públicamente que nunca había estado en la Fundación, denunció una “burda maniobra” para detenerlo y su defensa pidió la recusación del fiscal.
Ahora, el Tribunal Oral Criminal 1 de Morón no hizo lugar el planteo por considerar que el funcionario no había perdido la imparcialidad por pedir su arresto.

Fuente: infoban.com.ar