Su pareja, propietaria de farmacias tambiín fue detenida acusada de conseguir la materia prima, y un hombre acusado de la distribución, tambiín fueron detenidos.

Tres personas fueron detenidas durante una serie de allanamientos que posibilitaron la desarticulación de una fábrica de drogas sintíticas con capacidad para producir unas 15 mil pastillas.

El procedimiento consistió en tres allanamientos, dos de ellos en el barrio porteño de Mataderos y el restante en San Isidro, en donde se halló la “cocina” de la droga.

De acuerdo con la investigación realizada, los detenidos, tenían bien definidos sus roles, ya que uno distribuía, otro fabricaba y la pareja del segundo, la dueña de una farmacias, conseguía la materia prima para elaborar las pastillas.

El operativo fue realizado por efectivos de la División Precursores Químicos de la Policía de la Ciudad y tuvo como antecedente un procedimiento realizado el 19 de agosto pasado en durante un espectáculo en el predio Mandarine Park, en la Costanera Norte, donde se detuvo a 36 asistentes, 27 de ellos por portación de pastillas de íxtasis.

Ese procedimiento dio lugar a una pesquisa que permitió llegar a un domicilio situado en Larraya al 1700, en Mataderos, donde se detectó que un hombre salía por la tardes y las noches a pie o en un auto, para vender drogas a clientes mediante “pasamanos”.

Los policías, además de ubicar el domicilio particular del vendedor, llegaron hasta la casa que sería sui proveedor, en Libertad al 1100, de San Isidro, adonde su mujer, propietaria de farmacias, aportaba las materias primas para la fabricación, aunque tambiín los investigadores la ubicaron como vendedora de droga en ausencia de su pareja.

En la vivienda de San Isidro donde se encontró el gran caudal de elementos para la causa, porque además de la materia prima para la elaboración de las pastillas, tambiín se secuestró la máquina para hacer comprimidos y un arsenal compuesto por una pistola Taurus calibre 45 ACP, otra Bersa 22, dos revólveres calibre 357 magnum y 44 magnum, y gran cantidad de municiones, entre las cuales había balas de punta hueca.

Los policías, además incautaron, dos autos, el Peugeot 208 que utilizaba el dealer y un Alfa Romeo Giulietta, y cinco motos de alta cilindrada.

El laboratorio fue descubierto en el lavadero de la casa y constaba de una máquina para elaborar pastillas y dos balanzas, mientras se secuestró una máquina contadora de billetes y $ 68.000, un pote con efedrina y gran cantidad de frascos con pastillas de clonazepan, tramadol, cafeína, metadona, oxicodona, hidrocodeinona, morfina, así como recipientes con lactosa, utilizada comúnmente para aumentar el tamaño de las pastillas y así “disfrazarlas” de medicamentos legítimos.

De acuerdo a la Policía, la cantidad de insumos secuestrados es suficiente para la producción de más de 15.000 pastillas.

Fuente: infoban.com.ar