Miguel Gauna, oficial de la Bonaerense vio cuando los chicos eran arrastrados por la corriente y decidió rescatarlos. Nadó hasta que los alcanzó y, con ayuda, logró sacarlos del río. A uno de ellos debió practicarle maniobras de RCP.

“Estaba en el río y vino un chico y me dijo: ‘la corriente se está llevando a mis tres amigos, se están ahogando… Veo a uno que parecía muerto e intento preocuparme por los otros dos, que estaban como 500 metros adentro y gritaban”, comenzó su relato Gauna. “El río estaba muy picado, resbalaba en el verdín… empiezo a nadar y veo que el chico que parecía muerto en realidad estaba vivo… (llora)… Me emociono al contarlo. La marea los unió a los tres… Nadí y nadí. No sí cómo hice, no sí de dónde saquí aire. Al que peor estaba le hice RCP y le hice vomitar un agua verde y empezó a abrir los ojos, mientras los otros me abrazaban”.

Gauna contó que entonces “apareció uno con una barca que no sí de dónde salió, me lo mandó Dios. Ese agarró al que peor estaba. Despuís apareció otro muchacho, agarramos uno cada uno y les salvamos la vida”.

El adolescente (ninguno supera los 18 años) que más complicado estaba quedó internado en observación, mientras que los dos dos apenas sufrieron calambres y raspaduras.

Fuente: infoban.com.ar