El predio que ocupaba la institución será un ámbito abierto a la comunidad y a las familias para desarrollar actividades centradas en la promoción de los derechos de niños y adolescentes, que ahora será “Pueblopibes”
En un acto realizado el martes 23 de octubre en el Salón Blanco del Palacio Municipal, se presentó el proyecto “Pueblopibes”, que fue desarrollado en conjunto entre la Municipalidad y la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia.
El mismo surgió como respuesta a la necesidad de recuperar para los vecinos, e integrar a la ciudad, el predio del ex Instituto Otamendi, ubicado en Lavalle y Sarmiento del centro de la ciudad.
En el acto de presentación, el Intendente Municipal, Osvaldo Amieiro, y la Secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia, Paola Vessvessian, firmaron un Acta de Compromiso que define objetivos públicos de inclusión social, y se presentó el proyecto arquitectónico y paisajístico para revalorizar el edificio.
Al respecto, la Secretaria Paola Vessvessian afirmó que “este proyecto es importante porque recupera la historia, la memoria, el compromiso de cada uno de nosotros con los derechos de los niños y adolescentes”. Además, agradeció a la gente que trabaja con el Intendente, “porque es claro que tiene un conocimiento de la realidad de San Fernando como nadie, y siempre supo interpretarnos”.
Por su parte, el Intendente Amieiro afirmó que “creo que hubo una firme decisión política de la Secretaría, en la que buscamos todos juntos la inclusión social, como así tambiín poner en valor este predio, algo que esperaban muchos vecinos desde hace años”.
Amieiro tambiín indicó que “recuperamos un tesoro, y creo que este es un homenaje a la familia Otamendi, que donó el predio en su momento, con los mandatos de aquellos años. Estoy convencido de que no le estamos fallando a esa familia, ni a aquellos mandatos, pero con las nuevas formas de hoy, destinando este edificio a nuestros niños y familias”.
El diseño arquitectónico y paisajístico considera la necesidad de integrar este espacio con su entorno, y materializará el cambio propuesto por la Convención Internacional de los Derechos del Niño (CIDN), transformando un espacio que fuera utilizado como lugar de reclusión en un ámbito de juego, expresión cultural, y participación ciudadana.

Fuente: infoban.com.ar