El padre de una de las víctimas de la discoteca Kheyvis, de Olivos, donde hace más de 14 años 17 jóvenes murieron en un incendio, cuestionó hoy un fallo de la Suprema Corte bonaerense que habilitó para ejercer el comercio a uno de los dueños de ese local.
En una entrevista por radio Continental, Raúl Buganem dijo que “a partir de ahora, Francisco Osvaldo De Jesús, uno de los dueños del boliche” de Olivos, “quien estaba inhibido para poner comercio o industria por diez años, podrá ejercer ese derecho”.
La Corte bonaerense rechazó el 6 de febrero -según el fallo que adelantó InfoBAN en exclusiva- la inhabilitación para ejercer comercio que se le había impuesto a De Jesús, por su responsabilidad en el incendio ocurrido el 20 de diciembre de 1993, cuando estudiantes del colegio La Salle festejaban su egreso.
El fallo resolvió por separado dos cuestiones: la situación del comerciante y un recurso de nulidad presentado por la jefa de Habilitaciones de la municipalidad de Vicente López, Ofelia de Molina, imputada en la causa.
En el primer caso, el máximo tribunal provincial rechazó un recurso del ministerio público fiscal, que solicitaba un aumento de la pena impuesta a De Jesús.
El comerciante quedó sólo condenado a la pena de 3 años de prisión de ejecución condicional, por el delito de falsificación ideológica de instrumento público.
En segundo lugar, la Corte rechazó el recurso presentado por Molina, quien de ser encontrada responsable de la habilitación de la discoteca, deberá responder con su patrimonio por los daños ocasionados a las familias de las víctimas fatales.
“Al final, (a De Jesús) sólo se lo condena por falsificación ideológica. Porque mintió al declarar que los techos de Kheyvis eran de material y no de paja, como realmente eran. La pena por ese delito es de tres años en suspenso”, explicó Buganem.
“La justicia le da una oportunidad que a mi hijo no le dieron: la de seguir con vida o no. Sancionó a De Jesús por haber mentido. La muerte de los 17 chicos, no importa”, ironizó, al explicar que la causa penal prescribió en febrero de 2006.
Por otro lado -dijo Buganem-, la jefa de Habilitaciones de la municipalidad fue culpabilizada por la misma Corte Suprema por lo que sucedió en Kheyvis”.
“A los casos de ‘lesa humanidad’ pueden seguir juzgándolos. Parece que lo nuestro no entra en esa humanidad. Se murieron los chicos porque quisieron morirse”, cuestionó el papá de una de las víctimas.
A 11 años de la tragedia en Kheyvis, el incendio de Cromañón, una discoteca del barrio de Once, causó la muerte de 194 jóvenes y derivó en el juicio político y posterior destitución del entonces jefe de Gobierno porteño, Aníbal Ibarra.
En tanto Omar Chabán, el empresario que gerenciaba el boliche que ardió en la noche del 30 de diciembre de 2004 a causa de una bengala, estuvo preso y fue excarcelado a fin del año pasado.

Fuente: infoban.com.ar