Las mismas comenzaron el pasado 16 para construír el túnel ubicado entre las calles Profesor Chelía y Ada Elflein, sobre Domingo de Acassuso, La Lucila, bajo vías de TBA (ramal Tigre).El proyecto contempla la realización de un túnel de una altura de 2 metros 37 centímetros, medida pensada para evitar el paso de vehículos considerados “pesados”, ya que la ubicación del bajo nivel Acassuso se halla en una zona residencial. Las veredas y calzada de la obra poseen una medida de 1,65 y 7,20 metros de anchura, respectivamente. La ejecución del túnel incluye una repavimentación de 1.300 metros cuadrados que involucra las bocacalles comprendidas en la calle Prof. Chelía hasta A. Elflein, ambas en sus cruces con D. Acassuso.
Asimismo, se llevará a cabo la realización de un desagüe pluvial complementario a la obra. Éste será construido en hormigón armado y se hallará sobre la calle Elflein desde Acassuso hasta Roma, conectándose el mismo a la cuenca del Canal Borges. Los trabajos serán realizados en horarios nocturnos para evitar trastornos en el habitual tránsito de trenes o alterar sus frecuencias, y se preví un plazo finalizar las obras en un tírmino de 12 meses.
De acuerdo a la información brindada desde la comuna, para esta obra “se efectuó un estudio de impacto ambiental a travís del cual la Autoridad Ambiental Municipal declaró factible el cruce vehicular y peatonal bajo nivel ferroviario de la calle Acassuso y vías de TBA. Se estableció en el dictamen que para la mitigación de los efectos negativos que pudieren derivarse de la obra, se tomen especialmente en cuenta todas las medidas descriptas en el Dictamen Fundado del Comití Asesor para la Evaluación del Impacto Ambiental Municipal que consta en el Acta Nº 2, obrante a fs. 774a, 774b y 774c del expediente 4119-1741/01.
Se establece, tambiín, que para la sustentación de los reclamos por daños a la propiedad inmueble, se reglamente e instaure la apertura de un procedimiento singular de carácter administrativo al que podrá recurrir individualmente quien se considere afectado, con objeto de acreditar, mediante demostración mensurable y objetiva, el daño efectivo y directo, jurídicamente relevante, que produjo la conclusión y habilitación de la misma, a los fines de su congrua compensación dentro de los principios que rigen en el derecho público, la responsabilidad del Estado por sus actos lícitos y válidos”.
La obra se lleva a cabo teniendo en cuenta que la frecuencia ferroviaria de TBA (entre 6 y 7 minutos), conjuntamente con los mecanismos automáticos de las barreras de la empresa, los tiempos de espera en los pasos a nivel linderos, como los ubicados en Roma y Díaz Vílez, implican demoras e incovenientes vehiculares, tanto para los automotores como para los vecinos de la zona, viendo alterada su calidad de vida y tránsito habitual. Con la incorporación del túnel, se modificaría notoriamente la circulación de vehículos y peatones, posibilitando evitar engorrosas esperas.

Fuente: infoban.com.ar