El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, anunció hoy un mayor control en el traslado de personas entre el Gran Buenos Aires y la Capital Federal, sobre todo en el transporte público donde será obligatorio el uso de la aplicación “Cuidar”, y salió al cruce de las críticas contra la cuarentena.

Durante la conferencia de prensa junto al presidente Alberto Fernández y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el mandatario provincial indicó que en el interior bonaerense seguirán las condiciones del aislamiento “como hasta ahora”, con flexibilidad donde no haya circulación del virus.

En tanto, se pondrá el foco en la zona del conurbano bonaerense según adelantó el gobernador, quien precisó que allí “el transporte interjurisdiccional solo será para trabajadores esenciales” y agregó: “Vamos a poner obligatoria la aplicación Cuidar para que tengan el certificado en el teléfono”.

Según explicó, esto regirá para el transporte “no solo con la ciudad de Buenos Aires sino con cualquier municipio”.

Por otra parte, precisó que “las industrias pueden abrir con protocolos estrictos bajo la supervisión municipal, provincial y nacional y con transporte propio”, pero advirtió que “en esta situación no se va a autorizar construcción”.

Kicillof indicó que estas medidas se deben a que “la curva de contagios de se está acelerando y mucho” y alertó: “Estamos en una nueva etapa, que es cuando inicia la curva su proceso ascendente”.

“Teníamos hace 15 días 50 casos en la provincias de Buenos Aires y el último dato de ayer (por el viernes) es 276. Se multiplicó por cinco, al igual que en la ciudad de Buenos Aires”, precisó el mandatario bonaerense.

En este sentido, llamó a “revalorizar lo que se hizo hasta acá” con el aislamiento obligatorio y afirmó: “En Argentina la cuarentena salvó vidas para atrás y ahora las va a salvar para adelante”.

“Estamos ante un peligro grave. Por eso tampoco me preocupa que digan si somos duros o no, hay que cuidar a la gente. Qué sentido tiene abrir una empresa si a los tres días van a tener contagiados?”.

El gobernador puso de relieve que “donde crezcan los contagios habrá que ir para atrás, que no es ir para atrás, sino ir para adelante”.

Respecto de la capacidad del sistema de salud de la provincia de Buenos Aires, Kicillof destacó que se han “duplicado las camas de terapia intensiva”, aunque alertó que “si hay un desborde como el que ocurrió en otros países cuando el contagio se aceleró, no hay sistema que aguante”.

Por esa razón destacó la importancia del aislamiento obligatorio y, en referencia a la voces que empezaron a alzarse en contra de la medida, disparó: “Es muy desagradable atacar el esfuerzo de un pueblo entero que logró evitar que crecieran los contagios muy rápidamente y preparar el sistema”.

“Tenemos que hacer un esfuerzo más, no podemos bajar los brazos, no podemos relajarnos. Hicieron todo el esfuerzo cuando el peligro estaba lejos, ahora que está cerca hay que mantenerlo”, remarcó el gobernador bonaerense.