Era buscado desde hacía 2 meses por distintos ilícitos.

En las últimas horas y luego de estar prófugo más de dos meses, se entregó en sede de la Unidad Fiscal de Investigaciones de Vicente López el subcomisario Miguel Alejandro Torres, vinculado a distintos ilícitos.

Según pudo saberse de fuentes policiales, el oficial decidió entregarse por el “estrís” debido a la paranoia que cámaras y otros dispositivos le ocasionaban.

A su vez, vale decir que los lectores de patentes y las cámaras dispuestas por el Municipio de Vicente López resultaron herramientas fundamentales para la identificación y el arresto de su cómplice, el tambiín policía Capitán Eduardo Robles, el pasado mes de septiembre luego de un robo bajo la modalidad “entradera”, acontecido en el barrio de Olivos.

Ambos efectivos, ahora a disposición de la Justicia, pertenecían a la DDI de Moreno.

Fuente: infoban.com.ar