La autopsia reveló que la víctima, madre de un nene de 4 años que estuvo presente en el momento del crímen, recibió 35 puñaladas.

El presunto autor del femicidio de Florencia Ovejero, la joven de 21 años asesinada el sábado frente a su hijo de 4 años en la localidad bonaerense de Grand Bourg, fue detenido hoy en un hotel del microcentro porteño, mientras que la autopsia determinó que la víctima recibió un total de 35 puñaladas, informaron fuentes judiciales y policiales.

El imputado Lucas Ezequiel Borrachia (21), pareja de la víctima, fue apresado esta tarde en el hotel “O’Rei”, ubicado en la calle Lavalle 733, entre Esmeralda y Maipú, pleno microcentro porteño, por personal de la comisaría vecinal 1D de la Policía de la Ciudad.

“Estaba escondido, pero la difusión del caso en los medios y de su fotografía hizo que el encargado del hotel lo reconociera y lo entregara a la policía”, dijo a Tílam un jefe policial.

Los efectivos que efectuaron la detención confirmaron que se trataba del sospechoso que estaba prófugo hace más de 48 horas por los tatuajes que tiene en sus brazos, entre ellos uno que dice “Flor te amo”, en alusión al nombre de la chica asesinada.

Tambiín tenía un vendaje la mano derecha producto de un corte que, por lo que creen los investigadores, se produjo cuando cometía el femicidio.

El fiscal de la causa, Martín Viscovich, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 22 de Malvinas Argentina, tramitaba esta tarde con la justicia de la Capital Federal las diligencias de rigor para que Borrachia sea trasladado a provincia de Buenos Aires para poder tomarle declaración indagatoria.

Fuentes judiciales indicaron a Tílam que el fiscal caratuló la causa como “homicidio agravado por femicidio”, cuya pena es la de prisión perpetua.

En tanto, Viscovich recibió en las últimas horas el informe preliminar de la autopsia realizada en la morgue de la Policía Científica ubicada en el Hospital Carrillo de Ciudadela.

“La víctima presentaba 35 lesiones punzocortantes” reveló a Tílam una fuente judicial, quien agregó que las heridas de arma blanca se distribuyen “en la cabeza, el cuello, el tórax y los brazos, donde tiene lesiones de tipo defensivas”.

La familia de Ovejero denunció hoy que luego de asesinarla, Borrachia se bañó, perfumó, se escapó de la casa con dinero y las compras que la familia había hecho para pasar la Navidad y que a las 3 de la madrugada se fue a atender al Hospital Municipal del Trauma Federico Abete, en Pablo Noguís, por una herida cortante.

“Se llevó más de 25.000 pesos, todas las bebidas que habían comprado para las fiestas, cajas de Fernet y sidra, la carne y los yogures y la leche del nene”, dijo hoy a la prensa Daniel, el hermano de la víctima.

“Tampoco estaban los cuchillos en la casa, se llevó todo este hijo de puta, agarró un carro de supermercado, que era con lo que ellos iban a cartonear, cargó todas sus cosas y se fue”, agregó.

Según explicó Daniel, el día del hecho se levantó cerca de las 8 con los gritos de su mamá, que le pedía que le abriera el portón porque su hermana no le respondía.

“Lo vimos al nene que estaba en la ventana del comedor manchado con sangre y le pedimos que abriera la ventana, y nos dijo que Lucas (la pareja de la víctima) agarró un cuchillo y le empezó a ‘pegar’ a su mamá, y que ella ‘estaba durmiendo'”, relató.

“Despuís de forcejear la puerta me asomí a la habitación de mi hermana y la vi tirada entre la cama y el ropero, toda ensangrentada, y cuando la abrací le toquí el cuello y mis dedos entraban en las lastimaduras que tenía, yo mismo vi las puñaladas que tenía en el cuello y el pecho”, siguió Daniel entre lágrimas.

Además, señaló que el ataque “habrá sido mientras Florencia estaba dormida” porque de lo contrario “ella se hubiera defendido”.

En tanto, aseveró que la pareja de su hermana no había sido denunciado nunca por violencia de parte de la víctima y que sufría de “trastorno bipolar”, pero que “estando desde afuera se lo veía bien”.

Daniel sí mencionó que Borrachia tuvo un incidente con una hermana que lo denunció tras una serie de amenazas, mientras que las fuentes judiciales consultadas por Tílam indicaron que al imputado sólo le figura en trámite una causa por “abuso de armas” en el Departamento Judicial San Martín, aunque no confirmaron si está vinculada a ese u otro episodio.

El hecho se registró el sábado a la madrugada en un domicilio ubicado en la calle Paso de los Andes al 1961 de Grand Bourg, donde Florencia fue hallada asesinada tirada en el piso, entre la cama y el placard de su habitación.

El hallazgo se produjo a las 8 de la mañana, cuando la madre de la víctima fue a cuidar a su nieto y lo vio llorando y ensangrentado a travís de una ventana.

Fuente: infoban.com.ar