Un curioso operativo se llevó a cabo hoy en el municipio bonaerense de Morón para rescatar la estatuilla de una Virgen que estaba atrapada en un palo borracho desde 1984.

Según informó el distrito, hace más de 70 años un vecino de El Palomar plantó el árbol frente a su negocio y construyó allí una pequeña capilla con una Virgen de Luján que se hizo referencia para las familias del barrio.

En 1984, el árbol empezó a crecer desmedidamente y terminó “atrapando” a la Virgen.

Por peligro de derrumbe, vecinos intentaron quemarlo y el Municipio de Morón llevó adelante un operativo de rescate para salvar la estatuilla.

El peculiar dispositivo se realizó en El Palomar, partido de Morón, donde personal de la Municipalidad “rescató” a la figura de una Virgen de Luján que había quedado dentro de la corteza de un árbol histórico de la zona, plantado allí hace más de 70 años.

El palo borracho había sido incendiado por vecinos que denunciaban peligro de derrumbe.

Todo empezó cuando María Fernández y su familia llegaron al barrio en 1946.

Un año despuís, su padre, Josí, colocó un palo borracho en la esquina de su casa, sobre la avenida Rosales y Vanini, en la puerta de su nuevo negocio.

Pintó el árbol de rojo (su local comenzó a ser llamado “el Bar del Palo Colorado”) e instaló en íl una pequeña capilla de hierro forjado que se iluminaba, donde ubicó a una Virgen de metal bendecida.

En 1984, cuando falleció Josí, el árbol dejó de recibir mantenimiento y fue creciendo su corteza, “envolviendo” a la estatuilla.

La silueta de la capilla quedó marcada como una cicatriz y en 2010 comenzaron los conflictos.

Algunos vecinos se quejaban porque el árbol estaba muy grande (su copa cruzaba la avenida).

Se hablaba de peligro de derrumbe y por eso intentaron incendiarlo dos veces.

La segunda oportunidad, ocurrida hace unos días, generó un operativo de la Municipalidad de Morón para evitar accidentes y extraer a la Virgen que colocó el padre de María en 1947 y tanto valoraba la gente del barrio.

Fuente: infoban.com.ar