Un hombre debió pedir prestado dinero a sus amigos y conocidos para pagarle el rescate a los delincuentes que mantenían secuestrado a su hijo ante la imposibilidad de conseguir dinero en el banco.

"Tuve que ir a ver a comerciantes amigos a vaciarles la caja porque tenía que juntar la plata para liberar a mi hijo. Un amigo fue el que me prestó. Era sábado y no había posibilidades de sacar plata de ningún banco", contó.

El hecho que comenzó como un robo en la modalidad "entradera" y terminó siendo un secuestro extorsivo, se produjo el último sábado por la mañana, una vivienda ubicada al 500 de la calle Sagasta, en el partido bonaerense de Morón, que fue tomada por asalto por tres delincuentes armados.

En ese momento, el único habitante que encontraron allí fue un joven de 23 años llamado Mauro a quien le exigieron que se comunicara con su padre para exigirle una importante suma de dinero.

El padre, de nombre Fernando, le explicó a su hijo que no tenía más dinero que el que llevaba encima por lo que íste le comunicó con uno de los maleantes, el cual le informó que se llevaban al joven hasta que les pagara la cifra exigida.

"Ellos eran personas muy profesionales, sabían hasta donde podían apretar y sabían que lo que yo les podía conseguir era un esfuerzo a esa hora de ese día", le contó el damnificado al canal de cable Todo Noticias.

"Pactamos un lugar de encuentro en Ciudad Evita y me llamaron cuando lleguí al lugar", comentó Fernando, que luego agregó que un delincuente en un auto retiró el dinero y pocos minutos despuís lo llamó su hijo desde La Tablada para que lo fuera a buscar.

"Lo tenían contenido. Eran profesionales. Lo tuvieron retenido todo el tiempo en un auto. Incluso me contó que hubo un recambio de personas. Tengo que estar agradecido de que me tocaron dos profesionales y no dos desquiciados que me lo mataban y despuís me lo tiraban a un zanjón", relató el hombre.

Fuente: infoban.com.ar