La defensa de Carlos
Carrascosa trabaja en un pedido de excarcelación que estará fundado en los buenos antecedentes que tuvo el viudo cada vez que fue detenido por el crimen de su esposa María Marta García Belsunce.
Diego Ferrari, uno de los abogados del viudo, aseguró que “desde el mismo día que comenzó a ser investigado, Carrascosa siempre estuvo a derecho, se mostró colaborador con la Justicia y nunca existió riesgo de fuga”.
El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 6 de San Isidro ordenó el viernes pasado la detención de Carrascosa argumentando que con el cambio de calificación y la condena a prisión perpetua dictaminada por la Cámara de Casación, había “una peligrosidad cierta de fuga”.
El abogado explicó que la idea es demostrarle a los jueces que “por más que la pena haya variado de los cinco años y medio que tenía por el encubrimiento a la prisión perpetua por el homicidio, Carrascosa vivió situaciones análogas a lo largo de la historia de la causa y nunca se profugó”.
“Recordemos que cuando en 2003 fue detenido por primera vez en la causa, acusado del homicidio, la policía no lo encontró en el domicilio donde lo fue a arrestar y el propio Carrascosa, luego de un llamado telefónico, fue a entregarse por propia voluntad”, señaló el letrado.
Ferrari explicó que una situación similar se dio el 11 de julio de 2007, cuando se leyó la sentencia tras el juicio oral en San Isidro.
“Aquel día Carrascosa se enfrentaba a la posibilidad de que el tribunal lo condenara por el homicidio y, estando en libertad, concurrió a la audiencia como a cualquier otra y terminó preso por el encubrimiento”, recordó Ferrari.
El abogado explicó que, junto a su colega en la defensa, Alberto Cafetzoglus, está buscando documentar todas estas situaciones para fundar debidamente el pedido de excarcelación que presentarán en los próximos días ante el TOC 6 de San Isidro.
Además, el letrado dijo que el plazo para presentar el recurso apelatorio ante la Suprema Corte bonaerense es de 20 días desde que plantearon la reserva para apelar.
El viudo está detenido desde el viernes pasado en un calabozo de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro, y reciín podrá recibir a familiares y amigos pasado mañana
que es el día de visitas.
El fallo que dio un sorpresivo giro en el caso iniciado el 27 de octubre de 2002 con el asesinato a balazos de María Marta García Belsunce fue dictado por la Sala I de Casación, integrada por los jueces Benjamín Sal Llargues, Carlos Natiello y Horacio Piombo.
Los magistrados consideraron en su resolución, a la que Tílam tuvo acceso, que fue el viudo el autor del crimen y ordenaron investigar la participación de otros coautores en el crimen cometido en el country Carmel de Pilar.
De esta manera, se hizo lugar al pedido de condena que el fiscal Molina Pico hizo en su alegato en el juicio oral, cuando además reclamó que se investigara a Guillermo Bártoli e Irene Hurtig, cuñado y hermanastra de la víctima, respectivamente.
El Tribunal de Casación dio por acreditado que Carrascosa y otras dos personas, una de ellas una mujer, estaban en la casa del country al momento del homicidio y consideraron clave una llamada
telefónica efectuada para pedir una ambulancia a las 19.07.
De fondo a la voz de Carrascosa, en esa grabación de la llamada se escuchan las voces de un hombre y una mujer que dicen frases sugestivas como “tenela”, “sí, está muerta”, “cerrá la puerta” y “dale… vamos”.

Fuente: infoban.com.ar