Agentes federales del Departamento Inteligencia Contra el Crimen Organizado, realizaron dos allanamientos, uno de ellos en un geriátrico, por incumplimiento de las medidas de propagación endémica decretadas por el Poder Ejecutivo Nacional, en virtud de la Pandemia declarada por la Organización Mundial de la Salud, en relación con el coronavirus COVID-19.

A raíz de un oficio emanado del Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional Nº2 de San Martín a cargo de la Dra. Alicia Vence, Secretaría Nº4 del Dr. Leonardo García, en el cual ordenó el allanamiento a un geriátrico ubicado en el partido de Tres de Febrero, para identificar quienes se encontraban a cargo de dicho establecimiento y obtener, informes sobre listado de pacientes y residentes del lugar con sus respectivos historiales clínicos, listado de la totalidad del personal que se desempeña en dicho lugar como también el registro de ingresos y egresos de las personas ajenas él.

Asimismo, el magistrado ordenó informar si alguno de los residentes, miembros de dicho instituto o toda otra persona ajena al mismo, presentaban signos o síntomas compatibles al COVID-19.

Al llegar al lugar, los efectivos federales encontraron a veinticinco residentes y cuatro empleados del establecimiento y secuestraron un teléfono celular propiedad del encargado del geriátrico, el historial clínico de los residentes, el listado del personal que allí trabaja y el sistema digital de almacenamiento de imágenes del lugar. Posteriormente el magistrado dispuso una consigna policial de la provincia de Buenos Aires, para que nadie salga y entre del establecimiento a fin de cumplimentar la cuarentena.

Durante el procedimiento, el magistrado solicitó de manera inmediata allanar el domicilio de la dueña del geriátrico, ubicado en la calle Pacífico Rodríguez al 4600 de la localidad de Villa Ballester, ya que la misma no se encontraba en el establecimiento. Durante el operativo, se secuestró un teléfono celular, una computadora en la cual se almacenan los datos del geriátrico, dos vehículos y documentación útil. Por último, se la notificó de la causa como también de la obligación de cumplimentar la cuarentena en su domicilio.

Los elementos secuestrados quedaron a disposición del magistrado interventor.