Dos policías bonaerenses fueron detenidos acusados de haber matado a un joven que recibió un balazo en la nuca en el partido de San Miguel, aparentemente en medio de una discusión por un cigarrillo en la puerta de un bar la madrugada del 15 de marzo último, informaron hoy voceros de la fuerza.

En principio, los pesquisa seguían la línea de investigación de un homicidio en medio de una pelea entre bandas o un ajuste de cuentas porque hubo disparos y tras el crimen, los atacantes se escaparon en un auto sin robarle nada a la víctima, identificada como Lucas Donati Lopresti (30), que tenía una billetera con dinero.

En el caso, intervino el fiscal Carlos Ezequiel Hermello, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 18 Descentralizada de Malvinas Argentinas, perteneciente al Departamento Judicial San Martín, que caratuló la causa como “homicidio simple”.

Luego, el funcionario judicial, con la colaboración de personal de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) San Miguel, llegó a establecer que una pareja de policías vestidos de civil y franco de servicio habían estado esa noche tomando algo en el bar situado en la calles Azcuínaga y Maestro Ángel D´Elía, en la localidad de Muñiz, en dicho partido del noroeste del conurbano, el mismo lugar donde fue el homicidio.

Entre otras pruebas, se estableció que un auto Peugeot 307 que salió a gran velocidad del lugar es propiedad de uno de los policías detenidos, según la investigación.

Esta mañana, el titular de la Auditoría General de Asuntos Internos de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, Guillermo Berra, aseguró a Tílam que la pareja de policías acusados fue desafectada de servicio a pedido de la fiscalía que investiga el homicidio de Lopresti.

Se trata de la oficial subteniente Johana Melodi Virún, perteneciente al Comando de Patrullas de San Isidro, a la vez propietaria del Peugeot 307 patente HTU849 que participó en el hecho, y su pareja, el oficial subinspector Alberto Iván Sánchez, que hasta ayer cumplía servicio en la comisaría 4ta. de San Isidro.

Las detenciones se llevaron a cabo ayer por la tarde cuando ambos salían de la vivienda de Sánchez, situada en la calle Neyer al 2300, en la localidad bonaerense de Villa Adelina.

Luego, los dos policías fueron trasladados a una dependencia del partido bonaerense de Tigre donde quedaron detenidos a la espera de ser indagados por el fiscal Hermello, mientras que los efectivos de la DDI San Miguel secuestraron las armas reglamentarias de los imputados y el vehículo de Virún.

El hecho se conoció la madrugada del 15 de marzo tras un llamado al 911 que alertaba sobre una persona baleada en la puerta de un bar, por lo que acudieron al lugar efectivos de la comisaría 1ra. de San Miguel que se entrevistaron con un vecino, quien les relató que mientras estaba en su casa escuchó dos disparos.

Luego, el testigo se asomó por la ventana y vio a un hombre subirse a un auto Peugeot 307, del lado del acompañante, para luego escaparse por Azcuínaga en dirección a la ruta 8.

Tras el relato, los uniformados constataron la presencia de un hombre ensangrentado y sin vida tirado en el asfalto sobre la ochava de la esquina mencionada y se determinó que tenía dos disparos, uno en la nuca y otro en un brazo, y que vivía a una cuadra del lugar donde lo balearon, sobre la calle Paunero al 400.

Tras realizar los peritajes correspondientes, los efectivos encontraron que el hombre asesinado tenía entre sus pertenencias una billetera con dinero en efectivo, por lo que en principio descartaron que el hecho se tratara de un robo.

En el lugar, tambiín estaban otros dos amigos de Lopresti que declararon que ellos estaban bebiendo alcohol en el bar, que tuvieron un altercado con un hombre al que le pidieron un cigarrillo y que en medio de la discusión, íste sacó un arma de fuego y disparó varias veces contra el joven.

Fuente: infoban.com.ar