El presidente Alberto Fernández se reunió con un importante funcionario enviado por su par de Brasil, Jair Bolsonaro, ante lo cual el Gobierno remarcó que la relación bilateral “se fortalece” tras varios desencuentros entre ambos mandatarios.

El influyente secretario de Asuntos Estratégicos del Palacio del Planalto, Flavio Viana Rocha, desembarcó en la Argentina el pasado jueves y, tras reuniones con varios funcionarios, el viernes a la noche pasó por la Residencia Presidencial de Olivos.

En el marco de una cena brindada por el jefe de Estado anfitrión, el almirante brasileño entregó a Alberto Fernández una carta enviada por Bolsonaro y un obsequio futbolero, también del mandatario del vecino país: una camiseta del Palmeiras, con la número 10 y el “Alberto” estampado en la espalda.

En la comida, que constó de empanadas y asado, estuvieron presentes el secretario de Asuntos Estratégicos local, Gustavo Beliz; el embajador argentino en Brasilia, Daniel Scioli; y el representante de Brasil en Buenos Aires, Reinaldo José de Almeida Salgado.

“Anoche (viernes) el presidente Alberto Fernández compartió una cena en Olivos con el secretario Flavio Viana Rocha, enviado de Jair Bolsonaro”, publicó en Twitter el ex gobernador bonaerense, quien destacó que “no estuvo ausente el fútbol” y publicó una foto del momento en el que el brasileño entregó la camiseta del “Verdão” .Y subrayó: “La relación con Brasil se fortalece”.

https://twitter.com/danielscioli/status/1353001025398054918?s=20

En su paso por la agenda, el influyente funcionario de Brasil mantuvo reuniones con Beliz; el canciller, Felipe Solá; y con los ministros de Economía, Martín Guzmán; y de Defensa, Agustín Rossi.

En esos encuentros, se analizaron algunos temas de la agenda bilateral, como las negociaciones para la compra a Brasil de vehículos blindados 6×6, la política de vacunación contra el coronavirus y la cumbre empresarial binacional en San Pablo.

El pasado jueves, cuando Viana Rocha visitó la Casa Rosada para reunirse con Beliz y Guzmán, Scioli había manifestado que el viaje del almirante “tuvo una señal clara y contundente de dejar una grieta que se va achicando, cada día más, con Brasil”.