El presidente de una cooperativa encargada de recuperar residuos industriales y urbanos es a la vez funcionario del municipio. Detrás del beneficio para el medio ambiente se escondería un negocio para pocos de los dos lados del mostrador.

La denuncia de la Asociación PROCONSUMER ante la Fiscalía de Rincón de Millberg solicita que se investigue el “Tratamiento ilegal de residuos y marginal aprovechamiento económico”. Presentada el 3 de marzo del 2020, apunta a la Cooperativa Creando Conciencia LTDA, ubicada en la localidad de Benavídez, la cual realiza la separación de residuos sólidos urbanos y residuos industriales asimilables bajo el marco regulatorio del OPDS. Pero según la presentación ante la Justicia a la que tuvo acceso este medio, “luego de clasificar (supuestamente), naturalmente queda un saldo de residuos que no pueden ser valorizados o recuperados”, y ese saldo la cooperativa debería “disponerlo en Ceamse.”

Creando Conciencia, que se define como una “empresa social” que asegura no busca “grandes rentabilidades sino la excedencia necesaria”, ha logrado aceitar una maquinaria que le permitiría a sus autoridades generar un negocio triple: le cobra a los generadores -entre los que se cuentan grandes empresas y countries- para retirar el material, vende lo útil y se libera sin costo de los residuos sin valor.

Esto sería posible -según define en su web- gracias a “la interacción con el municipio”, ya que el material excedente y sin valor sería retirado “por camiones al servicio de la Municipalidad de Tigre”, que también según la presentación judicial terminan depositando los residuos en un predio que funciona como un denominado centro de transferencia, a pesar de no contar con ningún tipo de  habilitación a tal fin, en la calle Dellepiane 1050 de Rincón de Millberg.

La denuncia no apunta a la labor de los cooperativistas que integran Creando Conciencia, sino a sus directivos, que tienen como cara más visible a Edgardo Jalil. Mientras la cooperativa sumaba grandes clientes, su presidente cosechaba relaciones con el poder político en varios niveles.

Cuando ya estaba afirmado en Tigre, Jalil generaba fructíferos contactos que con la llegada de Cambiemos a la provincia y la Nación lo posicionaron para que junto a otras cooperativas funcionaran como incubadoras de proyectos de reciclado impulsados desde los ministerios de Producción. Así desembarcó con un nuevo gerundio en Pilar: “Creando Familia y Futuro”. La investigación en curso que involucra al ex intendente de Cambiemos Nicolás Ducoté por la contratación millonaria de la ONG “fantasma” tiene ribetes desopilantes, ya que los domicilios allanados por María Virginia Toso, fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Don Torcuato, buscando documentación para investigar la adjudicación directa no produjeron ningún resultado: Allí nadie conocía a Jalil ni a la ONG. En el que figuraba como domicilio fiscal, los recibió una pareja de artistas callejeros, según publicó InfoBAE.

En Pilar -sin licitación previa- comenzó a facturar en 2017 y ante la requisitoria de la Rendición de Cuentas la intendencia no pudo presentar documentación de respaldo de esa millonaria decisión administrativa. Por la pandemia, la investigación quedó paralizada, aunque su avance es inminente según fuentes con acceso al expediente.

En paralelo y mientras llevaba a cabo en Pilar el “observatorio de políticas sociales municipales” con la supuesta contratación de especialistas y catedráticos, el 1 de Julio de 2018 “Cartón” Jalil lograba posicionarse en Tigre de los dos lados del mostrador al ser nombrado con el cargo de “Director General de Residuos”, por el que percibió en Agosto de este año más de 100 mil pesos de sueldo, en parte gracias a la retribución adicional por “tiempo pleno” que duplica su ingreso, a pesar de sus varias ocupaciones paralelas que atiende en el móvil municipal que tiene a disposición.

En 2016 la cooperativa comenzó a proveer mobiliario urbano al municipio, realizado en base a material reciclado. Dos años más tarde cuando su presidente ya era parte de la planta municipal las inauguraciones de plazas se multiplicaron en el distrito y por ende la cantidad de bancos que ya por aquel entonces vendía a casi el mismo precio que dos años después pueden comprarse por plataformas digitales. Ese año las Órdenes de Compra totalizaron $833.161 y en 2019 las compras de bancos y huerteras de “madera plástica” ascendieron a $1.602.706,98.

Así los vecinos de Tigre que forman parte del programa “Recicla Tigre”, aportan el material reciclable que es recolectado por camiones del municipio para transportarlos a la cooperativa, que luego los separa y los vende a empresas recicladoras, y también como bancos, huerteras y otros artículos. Una “economía circular” que se nutre de personal municipal. En la denuncia se solicita al fiscal que establezca las responsabilidades de esta operatoria por la cual “no tiene costos y obtiene beneficios”, principalmente para quienes “controlan la Cooperativa”. El programa también cuenta con un nutrido plantel de promotores ambientales y móviles municipales.

Creando Conciencia se define como un “modelo de inclusión social y de reducción del impacto ambiental”, que lleva procesadas unas 12.500 toneladas de basura, de las cuales se recicló aproximadamente el 85%, según las cifras brindadas en diferentes publicaciones por la propia cooperativa. Sin embargo no se puede saber cuántos son los números reales del programa conjunto con el municipio, ya que el apartado de “Datos Abiertos” de la web municipal no brinda elementos relevantes respecto al programa de reciclado que depende del secretario General y de Obras y Servicios Públicos, Pedro Heyde. Si los números corresponden a la recolección del programa de reciclado, el nivel de material de rechazo es alto, y los escasos datos que se brindan no permiten un análisis del universo real del reciclado y su destino final, ya que el respaldo de los datos serían los “certificados de gestión sustentables” que le emite la propia cooperativa, que no cuenta con habilitación para reciclar, sino para separar y clasificar.

El 24 de julio en una de las primeras actividades públicas desde el inicio del ASPO se inauguraron las nuevas instalaciones del Polo Productivo Cooperativo. En dicha oportunidad dos ministros provinciales y el intendente Julio Zamora entre otros, se interiorizaron de la labor de la cooperativa que les brindó su presidente-funcionario.

A partir de la denuncia publicada en el sitio Zonanorteambiental.com.ar, InfoBAN contactó a Jalil para conocer su posición. Si bien se excusó de brindar mayores precisiones de manera pública por su rol “de tercera línea” en el municipio y en el marco de las presentaciones judiciales en las cuales sostiene “se dicen un montón de cosas que no son ciertas”, negó ejercer actualmente la presidencia de la cooperativa.

Sin embargo cuando ya hacía dos meses que había sido nombrado, en agosto de 2018, la web de Creando Conciencia daba cuenta de la inauguración de obras de ampliación: “El intendente recorrió el predio y dialogó sobre el funcionamiento del proyecto productivo con los trabajadores asociados y el presidente de la cooperativa Edgardo Jalil” ataviado con vestimenta con el logo de la organización. Y en junio de este año, no tuvo reparos en ser entrevistado en Radio Continental como “socio fundador” de la cooperativa sin hacer mención alguna a su rol de funcionario ni al conflicto de intereses que esto representa.