Los investigadores del caso de los tres policías asesinados en una dependencia del Ministerio de Seguridad de la ciudad de La Plata aguardan para esta semana los resultados finales de diversos informes periciales sobre los rastros de la escena del triple crimen.
Estos estudios consisten en una serie de peritajes balísticos, planimítricos y mídicos en los cuales trabajan tanto los expertos de la Policía Científica como de la Procuración de la provincia de Buenos Aires.
“En la escena del crimen se hallaron varios elementos pero reciín se sabrán si son ricos en información una vez que estín terminados todos los estudios”, explicó a Tílam una fuente de la investigación.
En el lugar donde asesinaron a los tres policías se levantaron vainas servidas y rastros de sangre que tras ser peritados pueden llegar a permitirle a los investigadores determinar cuántas armas se usaron y si hay rastros geníticos de los homicidas.
La fiscal platense a cargo del expediente, Leyla Aguilar, analizó durante este fin de semana los informes preliminares de esos estudios, aunque aguarda los resultados finales para poder avanzar en las diferentes pistas con las que ya cuenta y así profundizar alguna de las varias hipótesis que maneja.
El pesquisa consultado indicó que otra medida en la que se trabaja fuertemente es en la de encontrar más testigos del hecho que puedan aportar datos sobre lo ocurrido.
Los restos de los oficiales Alejandro Rubín Vatalaro, de 27 años, y Ricardo Germán Torres Barboza, de 26, fueron velados en el centro de La Plata, mientras que los del sargento Pedro Díaz, de 45, en la Catedral local.
El gobernador bonaerense, Felipe Solá, se reunió durante dos horas con los familiares de los oficiales y les dijo que instruyó al ministro de Seguridad, León Arslanián, para que su cartera “ponga todos los recursos de que dispone con el fin de encontrar a los responsables de los crímenes”.
Durante el velatorio de uno de los policías asesinados, Solá relacionó los crímenes con un “mensaje mafioso”, en la misma línea en que se expresó el viernes pasado el presidente Nístor Kirchner, en tanto que el intendente platense, Julio Alak, consideró que se trató de un “golpe muy duro a la institucionalidad”.
Con las banderas a media asta en toda la ciudad, los restos de los oficiales fueron llevados al cementerio de La Plata, pero sólo se depositó en el panteón policial el fíretro de Vatalaro, ya que los familiares de Torres Barboza aguardaban una autorización judicial para cremar su cuerpo.
Escenas de dolor tambiín se vivieron en el cementerio de Berisso, donde fue enterrado el sargento Díaz, en medio de aplausos de sus familiares y compañeros.
El triple homicidio de los policías, que no tiene antecedentes en la fuerza desde el regreso a la democracia, ocurrió cerca de las 2 de la madrugada del viernes último en el predio de la planta transmisora del Ministerio de Seguridad, del barrio Aeropuerto.
Los investigadores determinaron que los dos oficiales fueron sorprendidos cuando se hallaban en una garita de vigilancia ubicada junto a la central de comunicaciones y fueron asesinados de un balazo en la cabeza.
En tanto, el sargento, que estaba descansando en una habitación cercana, escuchó los disparos, salió corriendo e intentó escapar por los fondos del predio, pero fue perseguido por los asesinos y lo ejecutaron de cuatro disparos en la espalda.
Tras los peritajes forenses, se determinó que las tres víctimas fueron asesinadas con armas nueve milímetros, el mismo calibre que utiliza la Policía, y luego apuñalados.
Además, los homicidas se llevaron un patrullero y robaron cuatro armas, pero no hay pistas de quiínes pudieron haber sido.
En tanto hoy el hermano de Alejandro Vatalaro, uno de los tres policías que fueron asesinados el viernes pasado en una planta del Ministerio de Seguridad bonaerense, dijo que una de las hipótesis que se investiga es que los efectivos fueron sedados antes de ser acuchillados y baleados.
Cristian Vatalaro aseguró en declaraciones a Radio Continental que “se trabaja en la hipótesis de que los habían dormido, porque había un sandwich a medio terminar”.

Fuente: infoban.com.ar