Una banda de narcos de origen peruano fue desbaratada por personal de la Policía Bonaerense, tras una serie de investigaciones y allanamientos efectuados en conjunto en las zonas de los partidos de San Miguel, Josí C Paz y en el barrio porteño de Constitución, lugares en los que se secuestraron dinero, armas de fuego, estupefacientes, telífonos celulares y vehículos.

A raíz de una investigación llevada a cabo por la Superintendencia de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado, los efectivos lograron apresar a cuatro sujetos peruanos y uno de nacionalidad boliviana, que se dedicaban a la venta y comercialización de droga.

Las tareas investigativas incluyeron trabajos de campo, filmaciones, fotografía y procedimientos de compradores previas escuchas de las siete líneas telefónicas que fueron intervenidas.

En base a ello, se realizaron 15 allanamientos, tres de urgencia, ordenados por el magistrado a cargo, en el barrio porteño de Constitución y en los asentamientos La Base de San Miguel y El Campito de Josí C. Paz.

Allí, la Policía secuestró más de dos kilos de cocaína fraccionada, 65.510 pesos, tres balanzas, 12 telífonos celulares, documentación, una pistola calibre 11,25 con ocho municiones del mismo calibre.

Como así tambiín se incautaron dos rodados: una camioneta Volkswagen Amarok y otra camioneta marca Chevrolet Spin.

Tras varios meses de trabajo de la Unidad Especial de Lucha Contra el Narcotráfico se pudo individualizar a la organización narco criminal, como así tambiín el rol que ocupaba cada uno de los investigados dentro de la misma, como sus domicilios y los lugares utilizados para la guarda, fraccionamiento y puntos de venta de la droga.

Asimismo, se pudo determinar el modus operandi de la banda gracias a las más de 5.000 horas de escuchas, ya que con el fin de disimular la venta telefónica no hacían referencia a la droga mientras conversaban, sino que utilizaban palabras claves tales como “cinco G” en referencia a los 5 gramos de cocaína de máxima pureza que tenía un valor de 3.500 pesos la dosis o frases como “está rica la peruana”, en alusión a la droga de su país.

Los detenidos de entre 19 y 50 años, tres mujeres y dos hombres, quedaron a disposición de la Justicia.

Interviene en el marco de la causa por tráfico de drogas el Juzgado Federal número 2 de San Martín, subrogado por Emilio Román Canicoba, y la Secretaría Penal número 5, a cargo de Hernán Roncaglia.

Fuente: infoban.com.ar