En Tigre se implementa la modalidad “take away plus” impulsada ya en San Isidro, mediante la cual los clientes podrán comer y beber sentados en bancos dispuestos en espacios abiertos.

El “take away plus”, la modalidad donde los comercios gastronómicos pueden ofrecer el servicio de comida y bebida para consumir en espacios abiertos, fue habilitado en Tigre.

Siguiendo la línea inaugurada en la región por San Isidro, ahora los vecinos de Tigre podrán consumir sentado en bancos individuales, que respeten una distancia establecida por protocolo sanitario. Lo que no está permitido, buscando que el tiempo de permanencia no sea demasiado prolongado, es que haya mesas, ni tampoco bebidas alcoholicas.

El protocolo habilitado por Tigre establece que los establecimientos gastronómicos podrán expender comidas y bebidas para consumir “in situ” de lunes a domingo, en horarios de 7 a 20:00 durante la semana y de viernes a domingo, de 8:00 a 0:00.

El consumo podrá ser en el lugar en espacios abiertos públicos y privados. El material que se use debe ser descartable y se deberán desechar luego de usarse. No habrá elementos de uso común como aceiteras, saleras, servilleteros.

Las “cartas” o menús tradicionales se deberán reemplazar por sistemas de código QR o letreros visibles, o cualquier modalidad que no implique manipulación.

La distancia entre los “comensales” deberá ser de al menos dos metros en bancos o sillas individuales. No se permitirán mesas ni barras y está prohibida en esta modalidad la venta de bebidas alcohólicas.

Los clientes seguirán sin poder ingresar al local y el comercio tiene la responsabilidad de evitar aglomeraciones y diagramar el espacio donde se formarán las filas.