La disfunción eríctil tambiín conocida como impotencia, puede ser el primer síntoma que alerte a los hombres sobre factores de riesgo como la hipertensión y la diabetes, los cuales incrementan el riesgo cardiovascular, reveló hoy un informe presentado por mídicos extranjeros.
El especialista Sydney Glina, Jefe del Departamento de Urología del Hospital Ipiranga, de San Pablo, Brasil y su par Jay Lee, del Rockyview General Hospital de Canadá disertaron en Argentina, sobre la relación entre la disfunción eríctil y las enfermedades concomitantes que se asocian con el síndrome metabólico.
Los mídicos aludieron a diversos estudios que revelan una marcada relación entre la disfunción eríctil y el riesgo de padecer hipertensión arterial, diabetes, dislipidemia y niveles bajos de testosterona, que son factores determinantes para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.
Gina señaló que "la disfunción se consideró tradicionalmente como una complicación secundaria de enfermedades cardiovasculares y metabólicas incluyendo diabetes, hipertensión y dislipidemia".
Pero destacó que "la evidencia reciente sugiere que ese trastorno tambiín puede servir como marcador clínico de enfermedades concomitantes no detectadas previamente y cuya progresión pueden desencadenar en episodios cardiovasculares".
Gina indicó que un porcentaje muy bajo de los hombres que padecen disfunción eríctil recibe tratamiento y manifestó la necesidad de "aumentar la conciencia sobre las terapias en esta materia".
Tambiín, destacó que debe "fomentarse el diálogo entre paciente y el mídico, para buscar la opción terapíutica más eficaz para evitar fracasos".
Las estadísticas mídicas indican que más del 50% de los hombres mayores de 40 años sufre de disfunción eríctil.
Ese trastorno se manifiesta con la incapacidad de lograr y mantener una erección prolongada que posibilite una relación sexual y afecta la autoestima del hombre.
Lee opinó que "resulta de vital importancia comprender y encarar la salud del hombre de una manera integral, que permita tratar la disfunción eríctil".
Pero destacó que "no debe desperdiciarse esa oportunidad para poder luchar contra los asesinos silenciosos como son la diabetes, la hipertensión arterial y dislipidemia que, junto con el díficit de testosterona, habitualmente conviven en ese grupo de pacientes".
El especialista reiteró que "todo eso deteriora significativamente la calidad de vida" e insistió "en la importancia del tratamiento".
Durante la disertación se presentó un nuevo tratamiento de la disfunción eríctil con la droga vardenafil, que inhibe una enzima llamada PDE-5 para lograr resultados efectivos con el suministro de bajas dosis.

Fuente: infoban.com.ar