La pasada semana inspectores municipales procedieron a clausurar un establecimiento geriátrico en Grand Bourg a raíz de graves deficiencias. La Directora de Seguridad explicó los motivos del operativoEl establecimiento encuestión está ubicado sobre la Avenida Grand Bourg 899 de la ciudad homónima, donde 11 abuelos vivían sin las mínimas condiciones de higiene y seguridad, según se desprende de la información aportada por fuentes cercanas al operativo de clausura.

Andrea Núñez, a cargo de la Dirección de Seguridad de la comuna indicó que “Es una cuestión que nos compete como municipio controlar que estos lugares estín habilitados y cumplan con las normas de seguridad necesarias. Al comprobar que el lugar no contaba con habilitación municipal y que el estado de salud de los abuelos no era óptimo, se procede a la clausura preventiva por 24 hs para que los abuelos sean retirados”. Asimismo precisó que “intervino la policía y el fiscal de la UFI N° 5 Dr. Sendot, quien envió a un mídico forense a constatar el estado de los abuelos”

La funcionaria aseguró en referencia a los abuelos que allí se encontraban que “la mayoría estaba con deshidratación, por eso fueron trasladados a nosocomios para recibir atención, y otros fueron retirados por su familia”, al tiempo que denunció que “existe tambiín otro geriátrico con las mismas características en Tortuguitas, por lo que ya informamos al fiscal correspondiente”.

Por el lado de la Secretaría de Salud, el Dr. Roitman recordó que “fuimos advertidos de la existencia del lugar por una llamada anónima. No tenían permiso ni garantía de salud. Era un lugar alquilado con 11 ancianos en mal estado. Se inspeccionó la documentación y el lugar era inapropiado. Era una casita con techo de madera y un solo baño para las dos plantas que no tenía descarga. No había historias clínicas de ningún paciente y remedios que no se sabe de donde provenían. Es increíble el estado de desprotección”.

En referencia a la anomalías registradas en el geriátrico puntualizó que “hay varios delitos. Uno es el abandono de persona. Solamente había un encargado y una cocinera. Hicimos un acta de clausura y fuimos a la comisaría y a la fiscalía que ordenó el desalojo de los abuelos. y el cierre del lugar. Hubo que llamar a los familiares para que retiren a sus abuelos”. En ese sentido, el profesional aseguró que “el estado del geriátrico era una calamidad, y esto se rige por normas provinciales”.

Fuente: infoban.com.ar