walter-perez

El concejal possista Walter Pérez salió al cruce del intendente Ramón Lanús quien volvió a criticar a la gestión de Gustavo Posse, luego de que esta semana se aprobara la rendición de cuentas de su último año de gobierno.

"Vemos con mucha decepción y tristeza que el intendente mienta" expresó a este medio el edil de Acción Vecinal San Isidro Es Distinto.

Y agregó: "Lo hizo en la apertura de sesiones y sigue sumando falacias".

En ese sentido, Pérez adujo que "la Rendición de Cuentas se aprobó. Se dice que el Presupuesto fue equilibrado, robusto, y financieramente correcto. Se desmintió los supuestos 8 mil millones de deuda que dijeron que dejamos. Es una cadena que lo que trata de ocultar es la falta de gestión del actual intendente. Están buscando distraer la responsabilidad de estos seis meses de inactividad" afirmó.

Respecto de la primera denuncia de Lanús, realizada en la apertura de sesiones del Concejo, Pérez explicó que "lo que había era deuda flotante, que es la que se paga en otro ejercicio, mes a mes, como la factura de teléfono. A diferencia de lo que es la deuda consolidada, por la que se debe pagar intereses. Además los recursos son todos genuinos por lo que no dependemos de los recursos que deba mandar la provincia por fuera de la coparticipación".

"Eso fue una mentira a medias también porque se dice que hay 7900 millones de deuda, pero nadie dice que el Presupuesto de San Isidro fue de 160 mil millones, con lo que eso representaba un 5 por ciento, osea, menos de un mes. A su vez, tampoco dijo el intendente que el dinero en bancos al 31 de diciembre era 6100 millones" remarcó.

Y continuó: "Antonio Machado decía que 'una verdad a medias es una doble mentira'. Lanús lo único quiere hacer es distraer a la sociedad de su aumento de las tasas que a hoy es 150 por ciento. Debe ser uno de los que más subieron en todo el país".

Sobre el último embate del jefe comunal a la gestión possista, realizado en redes sociales referente al sistema de salud municipal al que calificó de "abandonado", Pérez indicó que "el sistema funcionaba bien, con todos sus servicios, equipamientos e insumos".

"El intendente al ver los videos de guardias colapsadas y al darse cuenta que puso a un ingeniero al frente (de la Secretaría), sin ningún tipo de experiencia en materia sanitaria, y desconocer los mantenimientos y desarmado los equipos que había dejado la gestión de Gustavo, perdió seis meses. Luego puso un médico pero los hospitales tienen alto mantenimiento, con gente las 24 horas, con emergencias y situaciones inesperadas. No se pueden dejar abandonado" criticó Pérez.

Y concluyó: "Si ahora hay problemas en los baños, no sé qué pasó en estos seis meses, porque nosotros los dejamos en funcionamiento".