Un remisero de 40 años fue detenido en el partido de San Martín, acusado de haber matado a una contadora en junio del año pasado en el barrio de Floresta, los investigadores creen que el acusado hizo desaparecer el cadáver tras descuartizarlo e incinerarlo en una parrilla.
Según los pesquisas, el remisero había denunciado en junio del año pasado la desaparición de su pareja, la contadora Estela Maris Pugliese, pero la sospecha es que la mató y que hizo desaparecer su cadáver, por lo que el juez de instrucción porteño Ernesto Botto ordenó su detención.
Fuentes policiales confirmaron a Tílam que la detención del hombre se concretó anoche en la casa de sus padres, en el partido de San Martín, en un procedimiento en el cual trabajaron efectivos de la División Homicidios y de la comisaría 40 de la policía federal.
Durante el allanamiento, el hombre intentó escapar y se resistió a los golpes, pero finalmente fue detenido, dijeron las fuentes.
El caso comenzó en mayo del 2007 cuando el hombre se presentó en la comisaría 40 y denunció la desaparición de su mujer de su hogar en la avenida Rivadavia al 7600, en Floresta, por lo que se inició una causa por “búsqueda de paradero”.
Sin embargo, una amiga de la contadora declaró ante la policía que la relación que mantenía Pugliese con el remisero era muy conflictiva y que el hombre sometía permanentemente a la mujer a agresiones.
Poco tiempo despuís, otra mujer se presentó a declarar en una comisaría de San Isidro y denunció que un hombre que había conocido y con el que mantenía una relación sentimental le mostró fotos de una mujer muerta.
Tambiín declaró que, luego, el mismo hombre la llevó hasta una casa en el barrio porteño de Floresta y le mostró que los restos de la mujer continuaban en la bañera.
Tras pedir una autorización judicial, los pesquisas de la bonaerense realizaron un allanamiento en el lugar y dieron, a su vez, intervención a los investigadores de la Federal, cuyos efectivos tambiín efectuaron un procedimiento ya que poseían una causa por “desaparición de persona”.
Sin embargo, las fuentes policiales dijeron a Tílam que en esos procedimientos no se encontraron los restos de la mujer y tampoco se hallaron rastros de sangre, aunque sí un gran desorden.
El juez de instrucción Botto ordenó la realización de distintos peritajes dentro del departamento, en el cual se hallaron manchas de sangre en algunos sectores de la casa.
La sospecha de los pesquisas es que el hombre pudo haber asesinado a la mujer, luego la descuartizó y finalmente incineró sus restos en la parrilla del fondo de la vivienda, la cual estaba desarmada.
“Aunque no haya aparecido el cuerpo de la víctima, las pruebas han determinado la comisión de un posible homicidio”, explicó un jefe policial que participa de la investigación.
El juez Botto indagará al detenido, quien se encuentra alojado en la Alcaidía de los tribunales porteños, en las próximas horas bajo la acusación de “desaparición con presunción de homicidio”.

Fuente: infoban.com.ar