Al menos cuatro ladrones armados asaltaron una casa de un country de la localidad de Benavídez, donde sorprendieron a un matrimonio mientras dormía y amenazaron con llevarse a su bebí si no les entregaba dinero.
Tras permanecer en el lugar casi una hora, los delincuentes se robaron mil pesos, una computadora, celulares, una cámara fotográfica y otros objetos de valor y huyeron.
El hecho ocurrió en el country San Agustín, en el partido de Tigre, a sólo dos kilómetros de la ruta Panamericana, ramal Escobar, y cuenta con 280 lotes distribuidos en 45 hectáreas.
La propia víctima, que se identificó como Mariano Quattropani, de 32 años, relató a radio Diez que los ladrones eran cuatro jóvenes de unos 25 años y que ingresaron cerca de las cuatro de la madrugada.
En tanto, fuentes policiales confirmaron a Tílam que Quattropani ocupa el lote 249 de ese barrio privado junto a su esposa y su hijo de un año.
Los investigadores sospechan que los delincuentes burlaron la guardia del lugar y llegaron hasta la casa de la familia, donde forzaron la puerta e ingresaron.
Según el relato del hombre, mientras dormía junto a su esposa en la planta alta de la casa fue sorprendido por los asaltantes, quienes los ataron de pies y manos y los obligaron a acostarse en el piso.
“En ese momento, se dieron cuenta que había un bebí porque se puso a llorar. Uno de ellos lo trajo y se lo tiró a mi mujer. Otro empezó a decir ‘me llevo al nene, me llevo al nene'”, dijo Quatropani en declaraciones al canal de noticias C5N.
Según la policía, los ladrones robaron una medalla y un anillo de oro, una computadora portátil, una cámara de fotos, celulares y mil pesos en efectivo.
“Me dijeron ‘se va a quedar uno de nosotros acá abajo y vamos a ir a robar en la casa de enfrente o de al lado. No te hagas el loco porque si no volvemos y te matamos'”, agregó la víctima.
Luego de constatar que no había ningún ladrón en la zona, el hombre bajó y se dirigió junto a su auto hasta la guardia del acceso principal al country, donde contó lo sucedido.
Fuentes policiales informaron que el caso es investigado por personal de la comisaría de Benavídez y de la Sub DDI de Tigre.
El country tiene seguridad privada a cargo de una empresa y la guardia cuenta con entre dos y tres custodios. Además, el barrio posee un alambre perimetral de un metro ochenta.

Fuente: infoban.com.ar