Con las fotos de los 17 chicos fallecidos en Kheyvis y de los 194 muertos en Cromañon exigen la no prescripción de las causas y muestran al país la impunidad con la que se manejó la causa.Padres, familiares y amigos de los 17 adolescentes que murieron hace 12 años en el incendio de la discoteca Kheyvis acampan frente a la municipalidad de Vicente López, responsable de la habilitación del local que no contaba con salidas de emergencia.
Bajo el slogan “12 años de Impunidad y Corrupción”, los padres están reunidos en una convocatoria de la que participaran tambiín algunos familiares y amigos de las víctimas de Cromañon y organizaciones barriales, asambleas y asociaciones de la zona.
En estos momentos ya pueden observarse más de doscientos carteles con los rostros de las víctimas de ambas tragedias, en tanto se anunció que a las 17 y frente a las fotos de los 17 chicos fallecidos en Kheyvis y de 194 muertos en Cromañon se realizará una conferencia de prensa en la escalinata de ingreso del palacio municipal, con la presencia de Raúl Bugganem, padre de una de la víctimas de Kheyvis y el Dr. Josí Iglesias, padre de una de las víctimas de Cromagnón y abogado de numerosos familiares de los chicos fallecidos en el boliche de Once, para explicar en que estado están las causas y para exigir la no prescripción de las mismas.
Más tarde, a las 19, en el Colegio La Salle de Florida, en Hipólito Yrigoyen 2599, se realizará una misa en homenaje a las víctimas.
El hecho ocurrió el 20 de diciembre de 1993 cuando 17 chicos y chicas -una de ellas embarazada- murieron, y otros 24 resultaron heridos al incendiarse la disco Kheyvis, donde alumnos del Colegio La Salle celebraban el fin de año.
Las víctimas quedaron atrapadas dentro del boliche bailable, debido a que el lugar no contaba con salidas de emergencia, por lo que centenares de jóvenes se agolparon en las puertas de acceso para escapar de las llamas.
Por la tragedia se iniciaron tres causas judiciales: la primera es contra la empleada municipal Ofelia Molina, la arquitecta Sandra Francisca Ponce de León y el dueño de la disco, Osvaldo Francisco de Jesús, quienes fueron condenados por una Cámara de Apelaciones de San Isidro a penas de entre tres y cinco años de prisión, aunque la Suprema Corte de Justicia bonaerense debe resolver un planteo de la defensa.
La segunda causa es la que se inició contra diez inspectores municipales y la tercera está vinculada a los autores materiales del incendio, en la que no hay detenidos.
En tanto, sigue pendiente la resolución de la causa civil en la que familiares de varias de las víctimas demandaron por un total de 27 millones de pesos a la Municipalidad de Vicente López y a todas las partes denunciadas en la causa, entre ellas al dueño de la disco, la arquitecta que la construyó y a la empleada municipal que habilitó el local.

Fuente: infoban.com.ar