La justicia instó a no judicializar los conflictos entre niños, en el marco de disputas escolares, y evitar llevar ante los estrados de los tribunales cuestiones que deben ser resueltas en otros ámbitos.

La Sala B de la Cámara en lo Civil efectuó la recomendación al rechazar una demanda por “daños y perjuicios” entablada por los padres de un alumno que aludió a una supuesta pelea con otro, ambos de 12 años de edad.

Los camaristas Mauricio Mizrahi, Claudio Ramos Feijoo y Gerónimo Sanso apuntaron que “muchas de las cuestiones que han sido objeto de estudio a lo largo de todos estos años en la justicia criminal y civil no son materias que deban ser ventiladas en un proceso judicial”.

“No parece razonable trasladar a la jurisdicción una pelea sucedida en el marco de un establecimiento educativo entre chicos que no superan los 12 años de edad, ni tampoco atinado continuar con la judicialización del conflicto iniciando una demanda de daños y perjuicios por haberse dictado el sobreseimiento de los imputados en dicha causa”, afirmaron los jueces.

Los magistrados calificaron como “un lamentable dispendio jurisdiccional” las conductas de los padres al denunciar en sede penal presuntas “lesiones leves y amenazas” (en este caso la justicia dictó el sobreseimiento) y en la justicia civil por eventuales “daños y perjuicios”.

De acuerdo a constancias del expediente “el alumno J. M. R. del curso de sexto grado … se toma la zona abdominal y manifiesta haber recibido un golpe de puño e incrimina A. El Hospital Italiano informó que el niño presentaba un leve traumatismo, indicándosele antiinflamatorios y reposo por 48
horas”.

La presunta víctima explicó que “junto a otros alumnos (el supuesto agresor) lo amenazaron con frases tales como ‘sos boleta’ y ‘te vamos a matar’, y que luego ‘lo encararon y le pegaron una trompada en la zona de las costillas’…esta no había sido la primera vez que acontecía”.

La denuncia por la supuesta agresión física y las amenazas fue sobreseída por la justicia penal, ante lo cual los padres del supuesto golpeador replicaron denunciando por “daños y perjuicios” a los padres de la presunta víctima a quienes responsabilizaron por “falsa denuncia”.

Fuente: infoban.com.ar