Un joven de 25 años fue secuestrado frente a su esposa e hijos por tres delincuentes que lo interceptaron en la localidad bonaerense de Caseros y lo liberaron una hora despuís en Billinghurst.Lo liberaron una hora despuís en Billinghurst, partido de San Martín, tras el pago de 700 pesos de rescate, informaron hoy fuentes policiales.
El hecho se inició ayer cerca de las 19.15 cuando Andrís Gallegos llegaba con su esposa y sus dos pequeños hijos a su casa, situada en Josí Murias 2033, de Caseros.
Cuando la familia se bajaba de su auto Renault 9, fue interceptada por tres delincuentes armados que la amenazaron y le robaron 100 pesos y dos telífonos celulares.
Pero en vez de huir con el auto y lo robado, los asaltantes le dijeron a Gallegos: “Vos subí al auto” y se lo llevaron cautivo frente a su esposa e hijos, detallaron a Tílam los informantes.
El joven fue “paseado” por la zona de San Martín y en el trayecto los delincuentes emplearon su celular para llamar a su familia y pedirle un rescate.
Las fuentes informaron que los asaltantes se contactaron con el suegro de la víctima, a quien inicialmente le exigieron 1.000 pesos, aunque luego pactaron la entrega de un rescate de 700.
Los delincuentes llevaron a Gallegos hasta un descampado del barrio conocido como Villa Libertador, de San Martín, situado a escasos metros de la rotonda de la ruta 8 y la avenida Márquez, de Billinghurst, donde el suegro de la víctima debía entregar el rescate.
Cuando el hombre dejó allí el dinero exigido por la banda, Gallegos fue liberado y rescatado por una patrulla policial. Las fuentes informaron que el joven se hallaba ileso, que no permaneció más de una hora cautivo y que además de ser “paseado” en su auto fue dejado al cuidado de al menos otros tres
delincuentes en el asentamiento vecino.
El auto de la víctima no fue aún hallado por los detectives, quienes trabajaban en la zona para localizarlo.
Las fuentes informaron a la agencia Telam que si bien el hecho se inició como un asalto a mano armada común, a raíz del llamado para pedir rescate que realizaron los captores, el caso pasó a ser investigado en el fuero federal como un hecho de secuestro extorsivo.
La causa está a cargo del fiscal federal Jorge Sica, en tanto la pesquisa quedó en manos de efectivos de la Delegación de Investigaciones de San Martín.
Las fuentes explicaron que la policía se enteró del hecho a raíz de un llamado inicial realizado por un familia a la línea de emergencias 911, aunque no intervino en el seguimiento del pago, a pedido de los familiares que no quisieron que trabajara en el caso hasta tanto Gallegos fuera liberado.

Fuente: infoban.com.ar