Ingenuidad o complacencia: Blanco quiere que las impugnaciones se resuelvan en la campaña. La mitad de la biblioteca a favor, la otra, en contra, así ocurrió una vez más: los candidatos testimoniales serán tales, sólo si no asumen sus cargos, pero el daño ya estará hecho.
Chicanas, bajezas, promesas electorales, ventajas políticas, prácticas habituales de una clase que se gana el descrídito en base a ejercer la viveza criolla, a forzar la letra de la ley y a buscar obtener un rídito de cada acto que lo acerca o lo mantiene en el poder. Esto es válido para unos y otros de los participantes del litigio que tuvo a su cargo el Juez Blanco.
¿Quien puede pensar que alguien gaste millones de pesos para hacer un negocio y cuando lo logre, finalmente lo desista? Esta es la hipótesis que plantean las impugnaciones, y que el apoderado del PJ Jorge Landau desterró hoy al afirmar “Todos los candidatos nuestros están dispuestos a participar de la elección y asumir el cargo cuando corresponda”.
Pero ese argumento contrasta con el argumento del oficialismo que en todo momento justificó las candidaturas como un apoyo manifiesto al modelo, al proyecto, pero no como una exteriorización de la voluntad de honrar el “veredicto de las urnas”, ejerciendo en definitiva el cargo para el cual voluntariamente se presentaron, a fin de representar los intereses y la voluntad de los electores en delegar en determinadas personas, y no en otras, la representación de sus intereses y necesidades.
Con ribetes escandalosos en latitudes quizá mas conservadoras, el titular de la UCR, Gerardo Morales, denunció la causa de la impugnación de Nístor Kirchner “pedimos a la justicia que investigue el manejo de los padrones, ya que hasta hace dos meses, Kirchner estaba empadronado en Santa Cruz y ahora aparece en la provincia de Buenos Aires con dos años de antiguedad”.
Respecto de ello, el Juez Blanco resolvió “la Residencia Presidencial de Olivos está sujeta a la jurisdicción federal pero se encuentra en la Provincia de Buenos Aires, y a los fines electorales quien ha vivido allí y lo acredita -Kirchner, en mi opinión así lo hace- puede elegir y ser elegido en el ámbito de dicha provincia”.
De los fragmentos que trascendieron del fallo, se extrae que Kirchner “se encuentra inscripto en el padrón electoral de la Provincia de Buenos Aires (artículo 25 del Código Electoral Nacional) y reúne los dos años de residencia inmediata en la Provincia de Buenos Aires como exige el artículo 48 última parte de la Constitución Nacional”.
“Es cierto que el artículo 34 de ísta dispone que el tiempo que actuó como Presidente de la Nación no da residencia en la provincia. Pero desde su cese -acaecido el 10 de diciembre de 2007- hasta el previsto para el día de la incorporación a la Cámara de Diputados de la Nación -10 de diciembre de 2009- se cumple el requisito constitucional aludido”, precisa el fallo.
Entonces, de la lectura del fallo se desprende que el problema no es el domicilio, que se formalizó el 22 de diciembre de 2007, lo que no le permitiría asumir por no tener los dos años, sino de la posibilidad que Kirchner tuvo de cambiarlo desde el 10 de diciembre cuando cesó su mandato, con ello la presunción sería que pudo residir en la provincia desde el 10 para hacer estado, pero el propio Kirchner indicó que lo hace desde el 22 de diciembre de 2007, aunque el domicilio oficial, sólo haya sido acreditado y Kirchner identificado en la fecha que denunció Morales.
En cuanto a las objeciones contra la candidatura de Scioli y Massa afirmó que “no existen motivos para admitirlas”, pues reúnen “los requisitos constitucionales y legales para el cargo de Diputado de la Nación”.
“Nada en estos actuados autoriza a considerar que el acto electoral no resultará autíntico y muchas de las afirmaciones de los impugnantes deben encontrar su cauce en la campaña electoral. El electorado, y no el Juez, es quien decide sobre las bondades de los candidatos”, indicó Blanco.
Remarcó que “es claro que a mi juicio las candidaturas cuya oficialización se solicita no conducen a un proceso fraudulento o, en los tírminos de la impugnación, que el “futuro acto electoral no será autentico”.
Habrá entonces que esperar a la consolidación del fraude –si es que se dieren las circunstancias de los impugantes, para poder afirmar que los políticos engañaron a la gente, burlaron su mandato, y sólo se presentaron para procurar un mejor resultado electoral.
De no ser así, Scioli dejará de ser el Gobernador de la provincia de Buenos Aires el 10 de diciembre, para asumir la banca de Diputado, Alberto Ballestrini dejará su vicegobernación para asumir una banca provincial en la cámara baja, y la provincia quedará acífala, cuestión denunciada desde la oposición provincial como “una ficción electoral que degrada la calidad institucional” según dichos de Rafael Novello (UCR)
¿Será entonces el nuevo Gobernador de la provincia de Buenos Aires Federico Carlos Scarabino (PJ – FPV) de Quilmes por desempeñar el cargo de Vicepresidente primero del Senado de la provincia? O en la eventualidad que renuncie lo suceda Josí Molina (FPV – PJ) de Pilar.
Tambiín quedarán vacantes varias intendencias municipales, quizá 48 o 49, donde los líderes del ejecutivo se prestaron a la ratificación del modelo dando testimonio de su apoyo, encabezando ellos mismos las listas de los departamentos deliberativos, una cuestión que de asumir, obligará a llamar a elecciones en cada uno de los municipios en virtud de la Ley Orgánica de las municipalidades. (ARTICULO 9°: Los cargos de Intendente y Concejal son recíprocamente incompatibles.)
Otros que partirían de sus cargos serían el Presidente de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires, Horacio González (Candidato a concejal de Ituzaingó) y la Ministra Cristina Alvarez Rodríguez, quien se postula para asumir una banca como Senadora Provincial.
El Diputado Nacional Josí María Díaz Bancalari, dejaría su banca en el Congreso Nacional, para asumir como Diputado provincial en Buenos Aires.
El juez de la Corte, Eugenio Zaffaroni definió el estado de cosas en el marco de las testimoniales con una frase “La política está pasando por encima del sistema presidencialista”, pero la justicia federal a cargo de la jueza electoral María Servini de Cubría recibió una acción de amparo que apunta a anular las candidaturas para los próximos comicios de “postulantes en ejercicio actual de cargos electorales y cuyos mandatos no se encuentren cumplidos al 10 de diciembre de 2009”, a la que se sumaron las de provincia y nación por parte del a UCR y la CC.
Florencio Randazzo consultado sobre la validez de las testimoniales aseguró que “no hay posibilidad” que “no puedan ser candidatos” y adjudicó las impugnaciones a la busca de un “impacto mediático ““tiene que saber que esto se resuelve el día de la votación porque cuando la sociedad concurre a las urnas da un veredicto inapelable”.
Claro que sobre la inapelabilidad del veredicto del voto popular, ya la Corte Suprema de la Nación se expidió, ratificando la banca del procesado y nuevamente candidato Luis Patti, aunque nunca asumió por que el Congreso se negó a tomarle juramento.
Queda saber si las impugnaciones llegan a la CSJN que fallo obtendrán, y si la mayoría, acatará o hará oídos sordos por considerar que la cuestión deviene en abstracto por el mero transcurso del tiempo y de los hechos, seguramente consumados.

*Sergio Astorga Bracht

Fuente: infoban.com.ar