Mientras que en el Congreso los testigos lo incriminan, en los Tribunales está cada vez más cerca de la indagatoria. Hoy habrá nuevos testimonios ante la Comisión de la Cámara de Diputados.En la última ronda de testigos que declararon llamados por la Comisión de Peticiones, Pliegos y Reglamento de la Honorable Cámara de Diputados, el vecino de Escobar Hugo Jaime acusó al ex comisario de intervenir directamente en la desaparición de por lo menos cuatro escobarenses.

Haciendo historia, el  periodista Tilo Arenst Wenner , director del periódico El Actual, desapareció en la misma noche del golpe, convirtiíndose en el primero de dicho oficio en integrar tan trágica lista, Hugo Jaime relató que “En diciembre de 1975 Tilo había escrito notas sobre la huelga en Ford, y en esos días se metieron en la imprenta y rompieron todo. Tilo me contó que reconoció a Patti como uno de los atacantes, disfrazado de obrero, y que íste le pegó una cachetada.” Vale recordar que Wenner era discapacitado ya que le faltaba la mano y parte del brazo izquierdo.

Tambiín en los primeros días del golpe fue atacado el domicilio del militante de la J.P. Ricardo Gimínez, en la calle Congreve en Loma Verde, donde fuerzas combinadas de Ejírcito y Policía Bonaerense robaron elementos domísticos entre ellos la máquina de coser que la jefa de la familia utilizaba para el sostín familiar, y violaron a una joven familiar que había venido desde el interior para casarse. El testigo recordó que el cadáver de Ricardo Gimínez apareció en un paraje cercano “con las piernas y los brazos cortados, sin testículos y con un itakazo en la cabeza.”

Hugo Jaime reconoció conocer a Gastón Josí Goncalvez y a Ana María Granada: “Josí fue mi responsable en el trabajo barrial que hacíamos en Garín”

Luego recordó que, a partir de la denncia de una trabajadora municipal del cementerio de Escobar, la Justicia ordenó la exhumación de cuerpos que luego el Equipo de Antropología Forense determinó eran de Goncalvez, Wenner, Tomanelli y la doctora Velazco. Hugo Jaime sostuvo la participación del diputado electo en todos esos casos.

Otra vuelta de tuerca

Entre tanto el juez federal de San Nicolás Carlos Villafuerte Russo ordenó la detención de tres involucrados en la causa conocida como “Masacre de la calle Juan B. Justo” donde fuerzas conjuntas asesinaron a cinco personas, tres adultos y dos niños; entre los adultos Ana Granada, esposa de Gastón Goncalvez, en n episodio en que el único sobreviviente fue el bebito de 5 meses Manuel, hijo de ambos y hermano del bajista de Los Pericos, hijo de Goncalvez, a quien conoció 20 años despuís.

Los detenidos son el ex comisario de la Federal Jorge Muñoz, el suboficial de la Bonaerense Carlos Azzaro y el teniente coronel del Ejírcito Manuel Saint Amant, acusado tambiín de la muerte del obispo Carlos Ponce de León y otras147 desapariciones y 27 secuestros. Amant fue jefe de la zona 132 y del Batallón de Ingenieros de San Nicolás entre el 1975 y 1977.

Ana Oberlín, abogada patrocinante de los familiares de Goncalvez volvió a solicitar la indagatoria y detención de Luis Abelardo Patti.

Atrapado sin salida

Casi seguramente la Comisión se expedirá en contra de que Patti pueda asumir, y si bien esa decisión deberá ser refrendada por el Plenario de la Cámara, con una mayoría de dos tercios, se complica el futuro de Patti , a quien se señalaba como posible candidato a intendente de Escobar en el 2007, sin embargo se supo en fuentes cercanas al gobierno provincial que este prepara una proyecto de ley para enviar a la Legislatura que impedirá a sospechados de delitos de lesa humanidad presentarse a cargos electivos, por lo que al ex comisario le quedan dos caminos, el convertirse en mártir y aceptar la prisión tratando de convertirse en bandera de un sector cada vez más aislado, representado patíticamente por Cecilia Pando, esposa del militar retirado por orden del gobierno Cnel Mercado, y que precisamente se gana su sustento como asesora de la diputada nacional Nílida Manzur, suegra de Patti, o bien, como tantas de sus potenciales víctimas de aquellos años, elegir el camino del exilio.

¿Y por casa como andamos?

Entre tanto en las oficinas del bloque del Frente para la Victoria en el Concejo Deliberante se siguen paso a paso las alternativas de este cerco que se cierra en torno a la polímica figura del ex intendente, uno de los que participa es el autodefinido como “operador político” Pipo Geerneck, que revistó durante la dictadura en la Policía Federal en la comisaría 47 de la calle Nazca, y a pesar de no tenerse noticias de su participación en Grupos de Tareas, sí participaba en razzias y detención ilegal de personas., y que debería ser investigado por Remo Carlotto con la misma convicción con la que pretenden justicia en el caso Patti.
*Escribe: Jorge Bonfanti

Fuente: infoban.com.ar