En tanto, los vecinos de barrio privado El Naudir, ubicado sobre la ruta provincial 25, en la mencionada localidad del norte del Gran Buenos Aires, afirmaron que fueron dos los robos que sufrieron en las últimas 48 horas y pidieron mayor seguridad. Desde el municipio mediante un comunicado informaron que se reforzará la prevención y cargaron contra la inacción de la administración del barrio privado.

Según informaron las fuentes a Télam, el segundo de los hechos ocurrió cerca de las 21 de anoche cuando tres delincuentes armados ingresaron a la vivienda, propiedad del titular de una firma de fletes, quien se encontraba junto a su pareja.

"Estábamos en una reunión cuando una vecina se encontró con un delincuente con el rostro tapado en la galería de su casa. Allí fue cuando la obligaron a ingresar a la vivienda", dijo a Télam una vecina que reside en el country.

El hombre intentó defenderse, pero los asaltantes -que utilizaban guantes- lo redujeron y lo golpearon con el arma en la cabeza, expresaron las fuentes.

Una vez reducido, fue maniatado junto con su pareja y encerrados ambos en uno de los baños de la propiedad.

En tanto, los delincuentes se dieron a la fuga con dos mil dólares, relojes, joyas y un televisor, entre otras pertenencias de las víctimas.

"Estuvieron cerca de una hora. Les revolvieron toda la casa", afirmó la vecina.

La causa es investigada por la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Escobar, del Departamento Judicial de Zárate-Campana, que inició las actuaciones por los delitos de "robo y lesiones".

En tanto, los vecinos denunciaron que el domingo, es decir un día antes del asalto anterior, también delincuentes cortaron el alambrado perimetral e ingresaron a una vivienda cuyos ocupantes la alquilaban y que no se encontraban en el lugar en ese momento.

"Hicieron un corte en el cerco perimetral que queda justo al lado del puesto de guardia. Revolvieron toda la casa, ubicada en el lote 3, y se llevaron computadoras, dinero y se fueron por el mismo lugar", precisó la fuente consultada.

Por último, la mujer reclamó mayor seguridad ya que los propietarios "pagan una fortuna de expensas" en uno de los barrios privados ubicado "en una de las zonas de Buenos Aires que más creció en los últimos años".

Un vocero judicial confió a Télam que ambos hechos "tuvieron un mismo modus operandi, en el que hicieron un hueco en el alambrado perimetral que da a un humedal".